Escrito por

Cuando la lactancia se vuelve dolorosa

En contra de lo que piensa la mayoría de la gente que no ha tenido descendencia, la experiencia de la maternidad es siempre diferente: aunque hayas criado a varios hijos, todos son distintos, y las sensaciones con ellos, también. Una de las ocasiones en las que las madres tienen un contacto más íntimo con sus bebés tras el parto es el momento de la lactancia. Sin embargo a veces no es tan agradable como puede parecer. En estas situaciones menos placenteras suele intervenir malformaciones o síndromes de los bebés que requieren atención.

2204651602_02101dd8b3.jpgLas deformidades en la lengua de los niños, muchas de las cuales se resuelven por sí solas durante el primer año de vida, son uno de los problemas a los que se enfrentan las madres que amamantan a sus hijos y que puede provocar dolor en las mamas en el momento de la lactación. Uno de estos problemas ocurre cuando la membrana que une la lengua a la boca (el frenillo) es demasiado largo. Si el niño aún presenta esto después del primer año de vida, debe considerarse una frenulotomía, que es una operación que separa el frenillo de la base de la boca. En muchas otras ocasiones no es necesaria la cirugía a menos que el niño desarrolle problemas en el habla y no responda a la terapia prescrita. Lo normal es que para la operación de frenillo sea necesaria una anestesia general en niños mayores, pero los menores de tres meses no necesitan, en muchas ocasiones, ni siquiera anestesia local.

Precisamente esto hace que algunos médicos crean que estos problemas deben solucionarse rápidamente, los consideran urgencias. Si una madre debe soportar varios días o incluso meses la situación de amamantar con dolor, lo más probable es que opte por dejar de lado la lactancia natural para continuar alimentando a su hijo con biberón. Son muchos los casos que se detectan al año de niños destetados antes de los seis meses (edad hasta la que la OMS recomienda la lactancia materna), y la mayoría de estas situaciones se podrían haber resuelto con atención especializada urgente.

Para detectar defectos o deformidades que pueden solucionarse sin problemas en los primeros meses de vida, se recomienda un exhaustivo control del cuerpo de nuestro bebé. Afortunadamente, estos problemas se resuelven a medida que el niño crece en muchos de los casos. La lactancia materna es muy importante tanto para la madre como para el hijo, los beneficios de mantenerla hasta los seis meses como mínimo han sido estudiados por muchos investigadores, y cualquier situación que la impida o la haga dolorosa para la mujer debe ser solucionada con rapidez. Ante cualquier circunstancia que interfiera en la relación entre tu hijo y tú, acude al pediatra.

Foto: Flickr

Fuente: Telegraph.co.uk