Cuándo comprar un móvil a un niño: consejos

¿Cuándo comprar un móvil a un niño? Puede que aunque sea pequeño, tu hijo haya comenzado a pedirte tener su propio teléfono móvil, y aunque muchos padres ceden cansados por el hecho de que el niño les pida el suyo constantemente, lo cierto es que hemos de ser muy conscientes de todos los "pros" y […]

¿Cuándo comprar un móvil a un niño? Puede que aunque sea pequeño, tu hijo haya comenzado a pedirte tener su propio teléfono móvil, y aunque muchos padres ceden cansados por el hecho de que el niño les pida el suyo constantemente, lo cierto es que hemos de ser muy conscientes de todos los «pros» y los «contras» al respecto, y saber exactamente a qué edad es recomendable comprar cualquier dispositivo digital; de modo que te desvelamos esta duda a continuación y también los mejores consejos a la hora de comprar un móvil a tu hijo o hija.

Cuando comprar un movil a un nino

A qué edad debe un niño tener un móvil

Cualquiera que tenga un hijo, un sobrino o un hermanito sabe que estos nunca van a ser lo suficientemente maduros para nosotros, y de hecho siempre los vamos a tratar como si fueran pequeños, sin embargo sí que crecen y es normal que a ciertas edades comiencen a pedir cosas como el hecho de tener un móvil para ellos solos.

Cuando comprar movil a un nino

En un mundo cada vez más conectado, la presencia diaria de smartphones y tablets en las actividades cotidianas puede llamar la atención de los niños, que de hecho incluso antes de tener su propio dispositivo, seguro que ya habrá utilizado el del padre o de la madre.

Durante la primer infancia, los niños pasan mucho tiempo con la familia, pero tan pronto como comienzan la primaria, es normal que vean como quizás algunos amigos ya tienen teléfono móvil de modo que no tendría que sorprendernos que nuestro hijo o hija de 8 0 9 años ya nos haya pedido tener su propio smartphone.

Entonces, ¿a qué edad es mejor que los niños comiencen a tener su propio teléfono móvil?Las recomendaciones varían de un experto a otro, pero demos por sentado una defensa que nos parece razonable: hasta la edad de dos años, un niño necesita interactuar y aprender del mundo real, es una fase muy importante en su desarrollo, y si la sociedad de hoy es tecnológica, mañana puede ser otra, así que antes de que el niño cumpla tres años no debería tener contacto con ningún dispositivo. De hecho es mejor que juegue con juguetes tradicionales que le ayudarán a desarrollarse y le permitirán interactuar con otros niños de s edad.

A partir de los tres años, las aplicaciones para niños instaladas en smartphones y tablets pueden ayudar a aprender a través de métodos de comprensión repetitivos y correctos, pero aún pueden ser controlados por los padres.

Durante los años posteriores deberemos limitar bastante el uso de nuestro móvil en manos del niño mientras que a partir de los 11 años, el niño o niña ya podrían asumir tener su propio smartphone aunque sabiendo algunas normas de uso que debe cumplir para que lo pueda usar. Por otro lado, es importante tener en cuenta la madurez del niño. Habrá niños de 11 años que sean responsables mientras que otros en cambio, hagan del móvil el centro de sus vidas. Como padres, ya sabremos como son nuestros hijos y si es o no conveniente comprarle un móvil.

De hecho aunque el niño tenga su propio dispositivo, no tiene porque pensar que lo va a usar sin que lo estemos controlando, de hecho, los expertos recomiendan un control parental adecuado, estipulando el tiempo de uso, tal como lo ha hecho en generaciones anteriores con videojuegos, TV y ordenadores.

Comprar un móvil a un niño: consejos

Una vez hemos decidido comprar el móvil al niño, hemos de tener en cuenta varios factores que son importantes y que os detallamos en estos consejos:

Cuando comprar un movil a nino

  • Elige bien el modelo: No hace falta que tu hijo lleve un iPhone o un móvil caro y con infinidad de aplicaciones cuando en realidad, no lo necesita. Es mejor que te dejes asesorar por un experto en la tienda y que el niño te acompañe a comprar su primer móvil, aunque debes ser tú como padre o madre quien tome la última decisión.
  • Establece un diálogo permanente: Una vez hayas comprado el móvil, es importante hablar abiertamente con tu hijo sobre las acciones que representan un mal uso del teléfono, como el acceso a contenido inapropiado para tu edad o que se establezcan los límites de uso. Es necesario mencionar estos puntos no solo una vez, sino en un diálogo permanente, buscando formar esta conciencia y autonomía progresiva en uso.
  • Controla el uso del móvil: Merece la pena controlar el uso en los primeros meses, para ver si el teléfono es un instrumento de ayuda o, de hecho, está interrumpiendo la rutina del niño.
  • Establecimiento de límites: Como una forma de monitoreo, vale la pena establecer límites de tiempo diarios para el uso de dispositivos electrónicos. Un consejo es negociar el intercambio de minutos de uso de los dispositivos para tareas importantes, como hacerse la cama o sacar buenas notas.
  • Da ejemplo: Es esencial que los padres den buenos ejemplos de cómo manejan sus teléfonos para que sus hijos tengan un espejo positivo para ellos. Si quieres que tus hijos dejen de chatear a la hora de comer porque están en sus teléfonos, es crucial mantener tu teléfono apagado en estos momentos.
  • No permitas que sea el único medio de comunicación: Establecer límites diarios de tiempo para el uso de dispositivos electrónicos ya es una forma eficiente en este sentido, pero lo más importante, es continuar estimulando el interés en las relaciones y en hacer cosas con los niños, como salidas familiares, jugar con amigos, actividades como jugar a la pelota o andar en bicicleta.
  • Explica sin asustar: Al hablar con el niño, explica que Internet es como una calle en una gran ciudad. ¿Qué padres dejarían que sus hijos caminen solos, crucen las calles en un tráfico caótico, hablen con extraños, caminen entre la multitud? Para cruzar la calle las primeras veces, el niño va de la mano de sus padres, ¿verdad? Lo mismo es cierto para un niño que se conecta solo a un teléfono móvil. Estará expuesto a un mundo que tiene cosas buenas pero muchos riesgos. Los padres necesitarán llevarlo de la mano inicialmente hasta que sea lo suficientemente maduro.
    Es decir, es importante hablar con el niño y hablar, sí, sobre los riesgos que puede ofrecer un teléfono móvil, pero sin asustarlo.

Artículos de interés:

También te puede interesar