¿Cuándo aparece el cordón umbilical?

Una de las preguntas que suelen surgir cuando vemos las primeras ecografías de los bebés es ¿cuándo aparece el cordón umbilical?, una cuestión que vamos a resolver a continuación con todos los detalles sobre qué es, qué función tiene y en qué momento se forma el cordón umbilical, así como el cuidado de este una vez […]

Una de las preguntas que suelen surgir cuando vemos las primeras ecografías de los bebés es ¿cuándo aparece el cordón umbilical?, una cuestión que vamos a resolver a continuación con todos los detalles sobre qué es, qué función tiene y en qué momento se forma el cordón umbilical, así como el cuidado de este una vez haya nacido el bebé, y la importancia de donarlo para poder ayudar a personas enfermas.

primeraecografia.jpg

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón umbilical es como una especie de tubo o conducto flexible que está envuelto en una sustancia gelatinosa y firme (Gelatina de Wharton). El cordón puede llegar a medir unos 50 cm promedio, éste está formado por dos arterias y una vena que permitirán que obtenga todas las sustancias nutritivas y el oxígeno necesario para poder seguir desarrollándose de manera óptima.

Las dos arterias del cordón umbilical serán el conducto a través del cual la sangre del bebé pueda llegar a la placenta durante el embarazo, para que allí pueda oxigenarse y eliminarse de impurezas; de nuevo, la sangre limpita volverá al bebé.

¿Cuál es la función del cordón umbilical?

Cuando el bebé se encuentra en el vientre materno éste no tiene hambre ni respira, es más, no lo hará hasta que no esté fuera de la placenta. Si en las ecografías has visto que hace como un movimiento respiratorio no es una respiración como la nuestra, es más bien un ejercicio funcional pero no nutricional.

Por ello, podemos decir que el cordón umbilical es aquel que le dota de todo lo necesario, oxígeno como nutrientes, para que pueda crecer y desarrollarse durante los 9 meses.

¿Qué une el cordón umbilical?

fotos-de-bebes-en-el-vientre-ecografia-de-3d

Para que pueda llevarse a cabo en perfectas condiciones la función del cordón umbilical, éste ha de ser el nexo entre la placenta y el bebé.

La placenta está en íntimo contacto con la mamá pero ésta es del bebé, donde él va a poder moverse libremente y dónde podrán ir desarrollándose todos los órganos de su cuerpo.

¿Cuándo aparece el cordón umbilical?

En las primeras ecografías que te hayan hecho habrás podido comprobar que todavía no existe el cordón umbilical y puede que te hayas hecho la misma pregunta que yo ¿Cuándo aparece y cómo?

A partir de las 7 semanas, cuando el embrión no mide más de 11 mm aprox., comienza a aparecer el cordón umbilical. En esta etapa el bebé se ha ido separando de las paredes del saco gestacional y comienza a desarrollarse con un poco más de definición cada parte de su cuerpo.

En la semana 9 se crea la hernia fisiológica que es el momento en el que, a través del ombligo, los intestinos migran dentro del cordón umbilical. Esta hernia desaparecerá durante la semana 11.

A partir de esta semana, iremos viendo cómo el cordón umbilical va creciendo hasta ser un conducto perfecto y en plena conexión que le permitirá crecer.

Cuidados del cordón umbilical

Una vez se produce el parto, y el bebé ha nacido, se debe cortar el cordón umbilical, aunque el recién nacido, todavía tendrá un pequeño trozo que debe curarse a diario y procurar que poco a poco se vaya secando hasta que caiga por sí solo.

Si das a luz en el hospital, puede que las primeras curas del cordón umbilical que permanece en tu bebé, se lleven a cabo a manos de profesionales, pero te enseñarán como las puedes tú en casa, ya que pasarán días e incluso semanas y tienes que procurar, limpiar y curar bien el cordón para que no se infecte y caiga sin problema.

De este modo, lo único que tenemos que hacer es lavar bien la zona del ombligo del bebé, donde todavía está el trocito de cordón, con un poco de agua y jabón neutro, evitando cualquier solución antibacterianas, antisépticas o desinfectante, que no solo no sirven sino que pueden ser dañinas, porque podrían favorecer la selección de cepas bacterianas particularmente virulentas y porque parecen retrasar el momento del desprendimiento.

Si todo va bien, el residuo del cordón umbilical caerá por sí solo en un perido de entre 7 a 15 días . Pero durante este período, ¿qué necesitas hacer para cuidarlo?

Advertisement

Siempre que sea posible, el muñón puede y debe estar en el aire , lo que ayuda a secarlo . Sin embargo, cuando el niño tiene que estar vestido, es mejor protegerlo con una gasa (seca) que además debes cambiar tres veces al día.

Si ocasionalmente el cordón se «ensucia» un poco debido a una secreción (no maloliente), puedes lavarlo ligeramente con una gasa empapada en agua y jabón suave o una solución clorada. Siempre secando bien antes de tapar de nuevo.

¿Y el baño? En general, se aconseja no darle al recién nacido el baño por inmersión, es decir, en el baño, hasta que el muñón no se haya separado y la cicatriz no esté seca

Cordón umbilical infectado

Además de los cuidados señalados, debes comprobar todos los días, el aspecto que tiene el cordón umbilical ya que debe verse como a poco parece más reseco y además no debe hacer ningún olor. Si huele mal, o se ve enrojecido e incluso te das cuenta que el bebé llora cuando tocamos el cordón, o tiene hasta que tiene fiebre, debes informar al pediatra,ya que es posible que se haya infectado.

En realidad, esta no deja de ser una herida abierta como cualquier otra, así que no te asustes si se infecta. Ya sea por el olor, el color, e incluso por secreciones amarillentas y hasta un poco de sangre, lo que debes hacer es acudir al pediatra para que pueda proceder con un diagnóstico y posiblemente iniciar una terapia con antibióticos. 

Advertisement

Guardar el cordón  umbilical

Una vez pasadas dos semanas desde el nacimiento del bebé, el trozo que este tiene todavía enganchado se caerá tras las curas que hemos explicado y con dicho trozo poco podemos hacer, aunque algunas madres lo guardan a modo de recuerdo.

Lo que sí es importante guardar o se debería reservar, es el resto del cordón umbilical. Es decir el cordón que se corta tras el parto y que por lo visto es importante por las células madre que contiene y que pueden ser de gran ayuda, en el caso de ser transplantadas a alguien que tenga una enfermedad de médula ósea o tenga una enfermedad congénita.

Al implantarse nuevas células madre, estas producen células sanguíneas que están sanas, mejorando así la salud del paciente.

De este modo lo que debe hacer es recoger la sangre del cordón umbilical en el momento del parto y proceder con el siguiente paso.

Congelar el cordón  umbilical

La congelación del cordón umbilical es el paso esencial para que se puedan preservar las células madre de la sangre de este y ayudar así a todo aquel que lo necesite.

En realidad lo que se recoge, es la sangre del cordón umbilical repleta de células madre, y se envía a esterilizar, para poder separar así las células madre, y obtener una muestra que para su conservación será crio-preservada en nitrogeno líquido a –196º.

Advertisement

Se hace entonces una comprobación de que la muestra sirve para la aplicación terapéutica en el laboratorio (las muestras tiene tener al menos 250 millones de células nucleadas), y si es así se puede envíar a un banco de células madre.

Donar el cordón  umbilical

Tras lo explicado, quizás te interese poder ayudar a personas enfermas que se podrían beneficiar de la sangre de tu cordón umbilical de modo que debes saber que donarla es simple y gratuito, se puede hacer tanto en el caso del parto natural como en la cesárea, incluso cuando des a luz en centros privados.

Lo que debes antes de que se produzca el parto, es dirigirte a uno de los Bancos de Sangre de Cordón existentes en España e informarte de los pasos a seguir para ser donante. Una vez te hayan informado, firmarás un documento y cuando llegue el momento del parto, recogerán la sangre de tu cordón umbilical para poder congelarla y extraer sus células madre tal y como os hemos explicado.

También te puede interesar