Escrito por

Contracciones Braxton Hicks: Causas, Síntomas y Tratamiento

Estamos acostumbradas a escuchar que a las mujeres embarazadas les dan fuertes contracciones cuando se acerca el momento del parto pero ¿sabías que estas contracciones pueden darse a lo largo de todo el proceso de la gestación? Si ya eres madre ya lo sabrás, pero si estás esperando tu primer hijo, puede que esta sea la primera vez que descubres esta realidad. En cualquier caso, no te alarmes, porque estas contracciones son leves y absolutamente normales. Son las llamadas contracciones Braxton Hicks.

A continuación vamos a explicarte con detalle qué son las contracciones braxton Hicks, cuales son sus causas, con qué síntomas se manifiestan y qué tratamiento hay que aplicar si las padeces.

Además, si quieres conocer más acerca de las contracciones te recomendamos que eches un vistazo a este artículo:

Qué son las Contracciones Braxton Hicks

Durante el embarazo se producen una serie de contracciones uterinas que son conocidas como contracciones braxton Hicks. Son contracciones esporádicas y pueden darse desde el principio del embarazo y durar durante el momento del parto, produciéndose estas contracciones de vez en cuando. Sin embargo, no todas las mujeres pueden percibir estas contracciones y, lo habitual, es que sea a medida que avanza la gestación que estas contracciones van haciéndose más fuertes, intensas y seguidas.

Estas contracciones  deben su nombre al doctor John Braxton Hicks, quien las calificó en el año 1872 formando, desde entonces, parte del argot de la medicina para describir esos espasmos uterinos que experimentaban las mujeres preñadas.

En las últimas semanas de embarazo esta contracciones son más fuertes y dolorosas. Sin embargo, hay un detalle al que deben prestar atención las futuras mamás y es que, no todos los dolores que puedan estar sufriendo en el embarazo son debidos a estas contracciones braxton Hicks, pues existen otros dolores y molestias que pueden ser señales de peligro y de problemas en la gestación, así que habrá que estar pendiente y acudir al médico ante la duda.

Es importante que aprendamos a diferenciar cuándo estamos sufriendo contracciones braxton Hicks o cuándo podrían tratarse de contracciones propias de un parto, en especial si aún nos falta tiempo para salir de cuentas y estamos ante un parto prematuro. Así que si una mujer experimenta contracciones fuertes habiendo llegado a la semana 37 de gestación, la decisión más razonable es avisar al médico.

Causas de las Contracciones Braxton Hicks

Las contracciones braxton Hicks son debidas a las contracciones de los músculos del útero que tienen lugar, sobre todo, a partir del segundo trimestre del embarazo. Estos músculos pueden contraerse durante una media de entre unos 30 a 60 segundos. Aunque a veces pueden prolongarse durante dos minutos incluso.

Además, estas contracciones pueden servir a la mujer para prepararse de cara al gran momento del parto. Cuando se experimentan las contracciones braxton Hicks podemos aprovechar para practicar ejercicios de respiración que, además de aliviar las molestias, serán de gran ayuda cuando llegue el parto.

Pero a todo esto seguramente te estarás preguntando ¿por qué se producen estas contracciones antes de la llegada del parto? Lo cierto es que no hay unanimidad entre los científicos acerca de las razones para que estas contracciones braxton Hicks. Pero la explicación más lógica es pensar que estas contracciones sirven para ir preparando el cuerpo de la mujer para la faena del parto.

Estas contracciones braxton Hicks actuan tonificando el músculo uterino y sirve como estímulo para el flujo de la sangre hacia la placenta. También podrían ser útiles para ablandar el cerviz. A medida que el parto se va haciendo más inminente, estas contracciones pueden tener un papel destacado contribuyendo a los procesos de dilatación y emborramiento propios del parto.

Síntomas de las Contracciones Braxton Hicks

Los síntomas de las contracciones Braxton Hicks son como espasmos, es decir, la sensación más habitual que notarás es que tu útero y la parte inferior de tu abdomen se contraen y se relajan. No suelen ser demasiado dolorosas, sobre todo en los primeros meses, aunque sí pueden ser bastante incómodas.

Estas contracciones Braxton Hicks se producen en cualquier momento, sin embargo, hay una serie de factores que pueden desencadenarlas como, por ejemplo, cuando la madre o el bebé son muy inquietos, cuando la mujer no bebe suficiente agua y está deshidratada, después de practicar sexo, cuando la vejiga está demasiado llena (algo habitual durante el embarazo), y también pueden notarse cuando alguien toca la barriguita.

Tratamiento de las Contracciones Braxton Hicks

Las contracciones Braxton Hicks son algo normal en el embarazo pero, como hemos comentado al principio, es importante saber identificar cuándo estamos ante las contracciones Braxton Hicks y cuando son contracciones de parto propiamente dichas, sobre todo si estamos ya en el séptimo mes de embarazo cumplidas, pues podríamos tener un parto prematuro.

loadInifniteAdd(44636);

Las contracciones Braxton Hicks, a diferencia de las contracciones del parto, son irregulares, poco frecuentes, no son rítmicas ni tampoco dolorosas o, por lo general, duelen poco. Aparecen sin previo aviso y se han haciéndose más débiles hasta que desaparecen por completo, sin volver a repetirse de seguido.

Aunque estas contracciones Braxton Hicks no son dañinas ni entrañan riesgo, sin embargo, sí que resultan molestas para la mujer. Habrá mujeres que las sientan con mayor o menor intensidad, igual que habrá mujeres que tengan contracciones durante todo el segundo y tercer trimestre y otras que apenas lo noten cuando el alumbramiento esté cercano.

Hay una serie de medidas que podemos llevar a cabo para aliviar las molestias de las contracciones Braxton Hicks como son:

  • Cambiar de posición. Si estás acostada y sientes una contracción, levántate o siéntate. Incluso ir a dar un paseo te vendrá bien para reducir el dolor.
  • Bebe agua. Hemos dicho antes que una de las causas para que se produzcan estas contracciones es la deshidratación. Tu bebé y tú necesitáis estar hidratados. Bebe al menos dos vasos de agua cuando sientas este dolor, dando pequeños sorbos.
  • Practicar la respiración.
  • Hacer ejercicio. Practicar ejercicio suave durante el embarazo es muy positivo para la mujer y prepara el cuerpo para el parto.

También te puede interesar:

Embarazo10.com

Newsletter