Escrito por

Consejos sobre la extracción de la leche materna

En la sociedad moderna actual la madre no dispone de más de dieciséis semanas (aunque en otros países tiene hasta un año) para poder cuidar a su bebé a tiempo completo. Para solucionar el problema de la alimentación del niño se puede recurrir a la extracción de leche materna con el fin de conservarla (congelación o refrigeración) y que otra persona alimente al bebé con ella.

449px-manual_breast_pump_2005_seanmcclean.jpgExtraer la leche permite a la madre mantener la cantidad necesaria para que el pecho no deje de segregarla aunque el niño haga algunas tomas de biberón. Lo normal para muchas madres en la lactancia es extraer la leche con sacaleches manual o eléctrico. En el caso de que sea manual existen varios modelos, pero el más recomendado es el de palanca, que presenta la ventaja de la extracción continua si se realiza correctamente. A pesar de que las primeras veces la sensación es extraña, si se realiza de manera regular, sacar la leche se convertirá en una rutina más del día a día. El tiempo empleado es diferente según se emplee un extractor eléctrico o manual: en el primer caso, unos quince minutos; en el segundo, unos treinta.

La extracción de la leche no debe causar dolor, en caso de que así sea, asegúrate de estar utilizando correctamente el aparato, y si persiste el dolor, acude al médico. Es importante que limpies cuidadosamente las piezas del extractor tras cada uso, pues la leche es un medio de cultivo fantástico para todo tipo de bacterias y gérmenes que podrían producirte una infección.

A la hora de elegir un extractor u otro, debes tener en cuenta la frecuencia de uso, el tiempo del que dispones y el periodo durante el que lo vas a utilizar: sería poco previsor adquirir el modelo más caro para usarlo una semana. Además hay que pensar en el sistema que más cómodo resulte, pues es cierto que a veces no nos acostumbramos a uno y dejamos de sacar la leche por la incomodidad.

Vía: BabyCenter
Imagen: Winertai en Wikipedia