Escrito por

Qué es una crisis de lactancia y cómo superarla

Si estás dando el pecho a tu bebé, y notas que en los últimos días, o en las últimas tomas este tiene problemas para cogerse, o apenas come quizás estás viviendo la llamada “crisis de lactancia”, así que os vamos a ofrecer a continuación toda la información sobre qué es una crisis de lactancia y cómo superarla.

Qué son las crisis de lactancia materna

Las crisis de la lactancia materna son un fenómeno que ocurre cuando el bebé se niega a tomar leche. Durante la lactancia, la producción de leche se autorregula en función de la demanda del bebé. Es decir, se producirá más si el bebé quiere comer a menudo, o producirá menos si la demanda es menor. Sin embargo, a veces no es así.

Por varias razones, el bebé puede estar insatisfecho durante la lactancia. Este tipo de comportamiento es impredecible y genera mucha preocupación en las madres. Desafortunadamente, como resultado de esto, es razonable pensar en cambiar completamente la alimentación del bebé.

Es común muchas madres piensan en interrumpir la lactancia materna. Por ejemplo, cuando el niño muestra desinterés en el pecho de la madre, se puede pensar en alimentarlo a través de la leche en polvo. A menudo ocurre que la crisis de la lactancia ocurre precisamente porque el bebé no está interesado en la leche, pero lo cierto es que se pueden superar, de la misma manera que a lo largo de la lactancia se pueden producir varias crisis.

Cuántas crisis de lactancia hay y por qué

Los expertos identifican este comportamiento como una crisis de crecimiento. Resulta que estas crisis ocurren a edades específicas. La razón principal por la que ocurren estos comportamientos es que el bebé no está satisfecho con la producción de leche. Es la expresión de un instinto básico del niño.

La crisis de la lactancia materna ocurre a edades similares. Puede aparecer ya en los primeros días de vida, pero lo normal es que aparezcan en periodos de edad determinados, que os señalamos a continuación:

Entre 17 y 20 días de vida

El bebé que presenta la crisis durante esta etapa abandona por completo su regularidad. Aunque se comporta normalmente las primeras veces, después de las primeras 3 semanas cambia su actitud. No solo puede dejar de alimentarse, sino también multiplicar la dosis habitual.

Es posible que empiece a comer sin tregua durante media hora. Esto dará como resultado una regurgitación continua y el consiguiente deseo de comer más.

Se comportará así durante 2 o 3 días. Luego regresará a su rutina normal.

Entre 7 y 8 semanas de vida

A esta edad podría ocurrir la segunda etapa de la crisis de la lactancia materna. Un pequeño mes y medio de edad requiere un ajuste adicional de la cantidad de leche a ingerir. Así que su crisis estará acompañada por un intenso llanto, arqueamiento de la espalda, tensión de las piernas y el pecho.

Esta vez la crisis podría ser más drástica porque es posible que al pequeño ya no le guste el sabor de la leche. Durante este período, de hecho, la lecha cambia su composición, volviéndose más salada. Quizás es precisamente la razón por la que el niño la rechaza, no la aprecia. Muchas madres después de este evento deciden dejar de amamantar.

La crisis de los 3 meses

Esta es la etapa más difícil de la crisis de la lactancia materna. Cuando ocurre en los 3 meses, puede significar un cambio tanto para el bebé como para la madre. Sobre todo porque puede demorar un mes en presentarse. El proceso de esta crisis se estructura de la siguiente manera:

  • Es común que el bebé empiece a rechazar el pecho, no quiere comer más como antes o simplemente no come. Durante este período, si la madre no está atenta a las señales del bebé, simplemente puede confundir este comportamiento con la falta de apetito.
  • Él toma el pecho por mucho menos de lo habitual.
  • El pecho de la madre se vuelve blando, por lo que no producirá suficiente leche.
  • Cada vez que el bebé quiere comer se produce el caos, con lágrimas, distracciones e inquietudes.
  • La transformación que se produce en el cerebro durante el crecimiento del bebé son las principales imputaciones de la crisis de la lactancia materna. Por eso, cuando ocurre a los 3 meses, es más completa y, a menudo, implica el reemplazo del pecho de la madre por una biberón.

Cuánto duran las crisis de lactancia

Si identificas alguno de los aspectos que hemos señalado, o tu bebé está en una de las edades en las que se puede producir una crisis de lactancia materna, que sepas que todas ellas cuentan con un periodo de unos dos o tres días y que no suelen durar mucho más, a excepción de la crisis de lactancia que suele darse a los tres meses que puede llegar a durar incluso una semana.

Cuando se produce una de estas crisis, muchas madres no esperan a que pase, sino que optan por acabar la lactancia materna y pasar a la leche de fórmula o a dar la leche en biberón, pero es mejor que te guíes por tu instinto y sabrás si esperar o no al menos un par de días.

Cómo superar una crisis de lactancia

Por último, queremos señalar algunas pautas que os servirán para poder superar la crisis de lactancia materna sin problema.

  • Deja que el bebé coma todo el tiempo que quiera, aunque si no quiere hacerlo no lo tienes que forzar.
  • Descansa las horas que sea necesario, y deja que los demás te ayuden con las tareas de casa o el trabajo. Debes centrarte en la lactancia, descansar y relajarte.
  • No suministres al niño ningún suplemento de leche artificial.
  • La lactancia materna se debe realizar en un entorno relajado y si puede ser con algo de luz tenue y sin ruido.
  • No pierdas la confianza en ti y tampoco creas que has fracasado. Cualquier madre que da el pecho puede tener una de estas crisis. Si te sientes mal incluso puedes buscar algún grupo de lactancia de apoyo.
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos