Cómo poner una copa menstrual: trucos para que sea más fácil

Hemos hablado en otra ocasión de los tampones y de cómo colocarse un tampón por primera vez, aunque el post también podría valer para una chica que ya ha utilizado tampones pero que se ha sentido del todo cómoda con ellos, porque aunque es fácil, también es cierto que hay que saber colocarlo correctamente. Pero […]
Más imágenes debajo
X Cerrar

Hemos hablado en otra ocasión de los tampones y de cómo colocarse un tampón por primera vez, aunque el post también podría valer para una chica que ya ha utilizado tampones pero que se ha sentido del todo cómoda con ellos, porque aunque es fácil, también es cierto que hay que saber colocarlo correctamente. Pero si definitivamente eso de los tampones no va contigo, te traemos una alternativa más moderna y práctica: la copa menstrual. Este objeto ofrece muchas ventajas. Por eso vamos a enseñarte Cómo poner una copa menstrual: trucos para que sea más fácil llevarla.

Copa menstrual

Lo primero, conocer qué es la copa menstrual

Lo primero antes de utilizar cualquier objeto y más cuando se refiere a una zona tan delicada e íntima de nuestro cuerpo, es saber qué es lo que estás utilizando, cómo funciona, los pros y los contra. Así, no solamente tendrás claro y podrás orientarte acerca de su uso, sino que además tu mente se relajará, al saber a ciencia cierta qué es lo que tienes entre manos. Si tu mente está tranquila, lo estará tu cuerpo, lo cual es fundamental para introducir la copa menstrual.

En Internet podrás encontrar toda la información acerca de este artilugio. Pero como es verdad que muchas veces se da información confusa e incluso se recurre a los tabús para tratar temas delicados como son los que refieren a la sexualidad femenina, preferimos contártelo nosotras.

Joven doblando copa

La copa menstrual o copa vaginal es un recipiente cuya finalidad es recoger tu sangre y flujo menstrual. Está hecha de silicona médica, por lo que su uso es totalmente seguro y sin riesgo. No tiene químicos, no duele, no hace daño y una vez que la utilizas, la lavas bien y la puedes volver a usar cuantas veces quieras.

TE PUEDE INTERESAR...

Es un objeto que se adapta por completo a las paredes de tu vagina, pues está diseñada para eso. Utilízala sin miedo alguno.

Pierde vergüenza a tu cuerpo

Supera cualquier temor a tocar tu cuerpo. Lamentablemente nos han educado con tabúes con respecto a nuestro cuerpo, la sexualidad y la fertilidad. Aún hay sociedades donde se cree que tener la menstruación es una enfermedad, una maldición o algo negativo.

Copa menstrual y flor

Por suerte, cada vez más las mujeres aprendemos que la regla es algo completamente normal y natural e incluso mágico, pero en positivo. Y que cada parte de nuestro cuerpo es sagrada, pero porque debemos cuidarnos y amarnos en nuestra totalidad, incluyendo nuestra vagina, por lo que no tiene nada de malo tocarse. ¡Al contrario! Hay que conocer nuestra vagina, pues solamente así podremos detectar cuando se produce algún trastorno o problema de salud.

Colócate frente a un espejo, abre tus piernas, observa tu vagina, toca y mira dónde tendrás que colocar la copa menstrual. Vas a ir perdiendo el miedo, viendo cómo tus músculos vaginales se relajan y permiten la entrada de la copa menstrual que se adapta a ella.

Desinfecta la copa menstrual y lava tus manos

Antes de utilizar la copa menstrual, lávala. Esteriliza con agua hirviendo. Y antes de manipularla o de tocar tu vagina, lava bien tus manos. Así, no entrarán gérmenes ni te expondrás a sufrir infecciones.

Usa la copa cuando tengas la regla, o lubrica

La copa vaginal tiene como finalidad recoger la sangre de tu periodo. Para eso está hecha. Por esta razón, si intentas introducirla cuando no tienes la regla, te puede costar trabajo, porque no tienes humedad. A no ser que apliques un lubricante si es que quieres ir preparándote y aprender a colocarla para ya tener la experiencia una vez te baje la regla. Podría irritar tu piel si la introduces en seco.

Formando una «C»

Copa menstrual en forma de c

La copa menstrual es del todo flexible. Puedes doblarla y no se romperá. Por eso, ciérrala y forma con ella una «C». Hazlo cuando la vayas a empezar a introducir por la parte inferior de la vagina. Una vez dentro, gírala para que quede encajada. ¡Listo!

¡Espera! ¿Aún te quedaron dudas? ¿No te atreves? ¿No pillaste bien las indicaciones? Aquí van más trucos:

Siéntate en el inodoro o en tu dormitorio, colócate con las piernas abiertas como si fueras a sentarte en el retrete. Abre tus piernas lo máximo que puedas. En el manual que trae la caja de tu copa vaginal, te vendrá el dibujo de cómo doblar en forma de «C» la copa.

No es necesario llegar al fondo

Eso de introducir cosas en la vagina es algo que muchas veces nos da pánico. Pero la copa no es necesario que lo hagas. Al menos no al principio. La punta de la copa déjala sobresaliendo, ya que de ella tirarás para retirar la copa. Una vez dentro, ve girando, para que se vaya colocando en su sitio poco a poco, hasta que te sientas cómoda. Bueno, la primera vez cómoda del todo no te sentirás, ya que tienes un cuerpo extraño y lo notas raro. Cuestión de acostumbrarse.

Escoge la medida exacta

Copas menstruales

Tranquila que tampoco hay multitud de tallas, pero sí que hay distintas medidas de copa vaginal. Podrás pensar que si eres más bajita o delgada tu copa debe ser la más pequeña, pero no necesariamente funciona así la cosa. La vagina no va en relación al tamaño del cuerpo. De hecho, hay mujeres menudas con vaginas anchas, y mujeres grandes, altas o corpulentas con vaginas estrechas.

Simplemente prueba las diferentes copas hasta encontrar aquella con la que te sientes mejor. Puedes comenzar con la más pequeña, más que nada para sentirse segura. En especial si eres virgen, aunque ¡respira! que la copa no te hará perder la virginidad, tan solo la perderás cuando mantengas relaciones sexuales completas.

Para que te hagas una idea, una mujer que ha tenido hijos y que tiene un flujo abundante, es más indicada para usar la copa grande. Aunque esta regla no es exacta.

Retirar la copa y limpiarla

También es importante retirar la copa menstrual correctamente. Porque si no tienes cuidado, puedes poner todo hecho un desastre y acordarte de la madre del quien inventó el invento. No por nada, sino porque toda tu sangre menstrual se derramará. Recuerda que estamos usando una copa, es decir, un objeto que es como un vaso que recoge la sangre, pero no es un tampón o comprensa que la absorbe. La sangre está ahí en estado líquido. Así que siéntate en el retrete para retirarla y vacía la copa.

Ahora toca lavarla, secarla bien. Y ya está lista para volver a utilizarla. ¿Has visto que no tiene ningún misterio utilizar la copa menstrual?

Galería de imágenes Cómo poner una copa menstrual: trucos para que sea más fácil

Más imágenes debajo
X Cerrar

También te puede interesar