Cómo aplicar el sérum

Si quieres tener un buen cuidado dérmico es importante que sepas que el sérum no te puede faltar. Quizá sepas lo importante que es pero no entiendas cómo usarlo correctamente. Por eso, vamos a hablarte sobre cómo aplicar el sérum. El sérum facial tiene muchos beneficios y con una buena rutina y un buen uso, […]
Embarazo10.com

Si quieres tener un buen cuidado dérmico es importante que sepas que el sérum no te puede faltar. Quizá sepas lo importante que es pero no entiendas cómo usarlo correctamente. Por eso, vamos a hablarte sobre cómo aplicar el sérum.

El sérum facial tiene muchos beneficios y con una buena rutina y un buen uso, conseguirás resultados excelentes en poco tiempo. Es un producto que debes usar todos los días, tanto por la mañana como por la noche.

Solo en el caso que el producto así lo exija, solo tendrás que usarlo por la noche o por la mañana. Cuando ya tienes tu sérum escogido, tienes que saber cómo aplicarlo de la manera correcta, porque solo así podrá ser todo lo eficaz que mereces. ¡Vamos allá!

El sérum en las rutinas de cuidado facial

El sérum es un producto que no puede faltarte dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial. De hecho, hasta no hace mucho e incluso, puede que tú también lo pienses… las personas pensaban que lavando el rostro con agua y jabón, para posteriormente aplicar una crema hidratante era más que suficiente.

Pero esto no es así, y se sabe que es fundamental aplicar un limpiador correcto dependiendo de tu tipo de piel, aplicar el tónico facial, exfoliar tu rostro o aplicar una mascarilla dos días por semana y luego, aplicar los productos cosméticos de tratamiento facial, entre ellos el sérum.

Tendrás que escoger los productos correctos dependiendo de tus necesidades dérmicas. No todas las pieles son iguales y no todos los productos te irán bien… a no ser que estén pensados para todo tipo de pieles y tenga una fórmula excelente y de gran calidad.

Por qué el sérum es importante

El sérum es un cosmético indispensable porque es eficaz y tiene altas concentraciones en todos sus activos. No debe contener muchos ingredientes para que así puedan ser más eficaces. Son cosméticos muy potentes que actúan desde lo más profundo de la dermis.

En su fórmula suelen estar compuestos de agua o aceite, pero siempre con micro moléculas para que puedan penetrar en tu piel hasta lo más profundo y de manera rápida y así, actuar antes de que te des cuenta.

Para que un sérum te pueda aportar todos los beneficios que te ofrece, es fundamental que sepas cómo aplicarlo correctamente. Porque si tus rutinas no las haces bien, te saltas pasos o no te aplicas los cosméticos debidamente, entonces no tendrás buenos resultados.

Cuándo aplicar el sérum

El cómo debes aplicarlo te lo explicaremos en el siguiente punto, pero en este queremos centrarnos en el cuándo que también es importante. Debes tener en cuenta el orden de los cosméticos en tus rutinas.

Aunque más arriba te lo hemos explicado por encima, en este punto queremos que te quede totalmente claro cuándo debes aplicar los cosméticos y así, que puedas hacerlo correctamente desde el primer día que te pongas a realizar tus rutinas de limpieza y cuidado facial.

A continuación te explicamos los puntos a seguir, ¡si hace falta apúntalo que no se te olvide!

Limpieza facial

El primer paso le corresponde al limpiador. Hay quienes antes de usar el limpiador se lavan el rostro con agua y jabón facial, pero esto depende de cada persona. Lo que importa es que luego escojas el limpiador que mejor te vaya.

Para que los siguientes productos puedan absorberse correctamente, es importante que tu rostro esté perfectamente limpio.

El limpiador deberá ser respetuoso con tu dermis y escogerlo según tu tipo de piel. Si tienes la piel muy seca, uno con base oleoso puede ser buena opción, aunque si tienes la dermis mixta o grasa, entonces lo mejor será el agua micelar.

Pero lo cierto es, que el agua micelar es una buena opción para cualquier tipo dérmico, y más si escoges un producto de calidad.

Podrás eliminar eficazmente cualquier tipo de impureza o suciedad que tengas.

A continuación, tendrás que usar el tónico facial que también forma parte de la limpieza ya que cierra este proceso, al mismo tiempo que cierra tus poros. El tónico facial te ayudará a que tu dermis quede perfectamente limpia y si tienes granitos evitará que te salgan más.

Los cosméticos en el cuidado facial

Una vez que hemos terminado el proceso de limpieza facial, entonces llega el momento de pasar a los cosméticos que usas en tus rutinas para que así, puedas tener el rostro impecable y bien cuidado.

En primer lugar tendrás que aplicar tu contorno de ojos, que suele tener una textura fluida y es fácil de aplicar. Únicamente tendrás que aplicarlo en tu contorno de ojos y extender hasta las sienes, ya que las paltas de gallo pueden alargarse hasta esta zona.

A continuación darás paso al sérum facial, tendrás que aplicarlo en rostro, cuello y escote.

Después, tendrás que aplicar la crema hidratante que sea de confianza para ti.

Por último, si es de día el protector solar. Si es de noche, la crema hidratante será el último paso para tus rutinas de limpieza y cuidado facial.

En resumen podríamos decir que: después de la limpieza facial, tendrás que aplicar tu contorno de ojos, el sérum facial y por último la crema hidratante de confianza. Si es por el día, después de la crema hidratante tendrás que aplicarte el protector solar en caso de que vayas a salir a la calle. Por la noche, no hace falta.

Cómo aplicar el sérum correctamente

Antes de aplicarte un producto que no te has puesto nunca, primero tienes que hacer una prueba. Aplica un poco de sérum en una zona de tu cuerpo que no sea visible (como la pierna o el brazo) y espera unas horas hasta saber si te ha provocado reacción alérgica o no.

Si cuando te aplicas el producto te notas que la piel cambia de color, te pica o te escuece, entonces no es un buen producto para ti.

Aunque no te preocupes si te ocurre, porque en cuestión de 15 minutos habrá desaparecido… pero puedes añadir hielo envuelto con un trapo o yogur natural frío para calmar la dermis irritada por la reacción.

Después de comprobar que no te causa alergias de ningún tipo, entonces tienes que saber cómo tienes que aplicarlo adecuadamente para que así, te haga mejor efecto.

Lo ideal es que te eches una cantidad pequeña de sustancia (el tamaño de un grano de arroz) en la tema de los dedos y deja pequeñas gotitas en la zona donde quieras extenderlo. Luego, con tus dedos, extiende suavemente, pero sin hacer masajes circulares como sueles hacer con la crema hidratante.

Si haces masajes circulares solo conseguirás que la sustancia no penetre correctamente hasta la zona donde tiene que llegar para ser efectivo.

Una vez que lo hayas extendido, tendrás que dar pequeños toquecitos con las puntas de tus dedos, sin fuerza, por todas las zonas aplicadas. Así permitirás que la sustancia penetre rápidamente hasta las capas más profundas de tu piel.

Con las palmadas suaves te darás cuenta que la sustancia se va absorbiendo sola.

Como te hemos comentado líneas más arriba, el tamaño de al sustancia debe ser escaso. Hay personas que caen en el error de pensar que cuanta más cantidad mejor, pero nada más lejos de la realidad.

Que te eches más cantidad de sustancia no va a hacer que sea más eficaz, solo estarás desperdiciando tu tiempo y tu dinero. Es más no servirá de nada y el producto lo estarás gastando inútilmente (sabiendo que son cosméticos con un precio mayor que otros productos). No tiene sentido.

Además, debes pensar que es un producto con una alta concentración en todos y cada uno de sus ingredientes, por lo que más cantidad no es necesario.

Lo ideal es que te pongas el tamaño de un arroz en la mano si lo aplicas solo en el rostro, y si también lo vas a extender por cuello y escote, entonces puedes extraer el tamaño de un guisante.

Estos tamaños de sustancia te garantizará que puedas tener una cobertura adecuada en tu dermis y que no tengas que desperdiciar nada de producto. Así, estarás ahorrando tiempo y dinero.

Lee más: Qué es y para qué sirve el sérum

La importancia de la crema hidratante después del sérum

Hay quienes piensan que una vez que se aplican el sérum como es humectante e hidratante, ya no hace falta utilizar la crema hidratante. Nada más lejos de la realidad. Estos productos no son sustitutivos uno de otro, si no que se complementan y deben trabajar juntos para obtener buenos resultados.

En ocasiones, el sérum puede hacer que sientas cierta tirantez en la piel, por lo que la crema hidratante será absolutamente necesaria. Pero aunque no te deje esta sensación también debes aplicar tu humectante de confianza.

Además, lo que hace la crema hidratante es retener esa humectación que ha proporcionado el sérum y que se queden sellados sus ingredientes activos para que así, aún sean más eficaces en tu cuidado dérmico.

Después de haber descubierto cómo aplicar el sérum de manera correcta, y también de cuándo aplicarlo, podrás tener un rostro maravilloso y bien cuidado. Tus rutinas de limpieza y cuidado facial son indispensables para mantener un rostro saludable por mucho tiempo.

También te puede interesar