Escrito por Tendenzias

Ciática durante el embarazo: Qué es, Causas, diagnóstico y tratamiento

La Ciática durante el embarazo es un problema muy común, aunque si todavía no eres madre, quizá te pase desapercibido el riesgo de sufrirla, así que si te encuentras en estado de buena esperanza o estás planeando ser mamá, te animamos a leer este artículo para que estés preparada y este trastorno no te pille de improviso.

La ciática durante el embarazo es uno de esos tantos trastornos que experimenta nuestro cuerpo debido a los cambios que sufre durante la gestación. Aunque no es del todo posible evitar que nos suceda, sí que podemos llevar a cabo unas medidas de cuidado para intentar que nos afecte lo menos posible.

A continuación vamos a explicarte con todo detalle qué es la ciática durante el embarazo, por qué aparece, cómo se realiza el diagnóstico para saber que la estás padeciendo y qué tratamientos se aplican para curarla.

Qué es una ciática

En términos médicos, la ciática es un conjunto de dolencias asociadas con el nervio ciático o la raíz nerviosa que se encuentra en la parte baja de la espalda. El dolor de la ciática durante el embarazo suele ser generado por la opresión de uno o más nervios que se encuentran en la zona baja de la columna vertebral.

El nervio ciático es susceptible al dolor porque es de naturaleza motriz y sensitiva, cuando tenemos afecciones en el nervio ciático solemos sentir una especie de corriente eléctrica que oprime la espalda baja y viene acompañada de una fuerte sensación de quemazón. Tras estos síntomas, existe una gradual pérdida de fuerza y movilidad.

Si estás embarazada puedes confundir los síntomas de la ciática con otras dolencias también típicas del embarazo. Aunque no entraña graves riesgos para la salud, lo cierto es que sufrir de ciática durante el embarazo es sumamente molesto.

Ciática durante el embarazo

La ciática durante el embarazo aparece, generalmente, a partir del cuarto mes de gestación, así que debemos estar alertas a la mitad del ciclo. Esta situación se da porque nuestros bebés comienzan a crecer con mayor rapidez y nosotras tenemos que adoptar toda clase de extrañas posiciones para sentarnos y acostarnos.

Conforme avanzan los meses, el dolor de la ciática durante el embarazo se podría prolongar hasta el área de los glúteos y en situaciones más graves la dolencia podría extenderse hasta el talón de nuestros pies.

Causas por las que se produce una ciática durante el embarazo

Las causas por las que se produce una ciática durante el embarazo son variadas, principalmente porque comemos más, retenemos líquidos, las caderas se ensanchan y el bebé continúa con su crecimiento natural.

Como hemos mencionado antes, la causa principal de la ciática durante el embarazo es el exceso de peso en nuestros cuerpos y las posiciones anormales que adoptamos. Sin embargo, si has tenido con anterioridad problemas en la columna vertebral, existe una gran posibilidad de que durante el embarazo el nervio ciático esté expuesto a una gran cantidad de dolor.

Diagnóstico de una ciática durante el embarazo

El diagnóstico de una ciática durante el embarazo es muy importante porque nuestra salud y la del bebé está en riesgo. Si has tenido problemas en la columna antes del embarazo, sería necesario que acudieras al médico para evitar futuras molestias.

Existen diferentes métodos para diagnosticar una ciática durante el embarazo, así que si tienes los síntomas antes descritos, no dudes en visitar a tu ginecólogo para que te practique las pruebas necesarias. Es importante que recurras a una exploración médica y recuerda que automedicarse en el embarazo puede ser muy arriesgado para el bebé.

El primer examen al que debemos someternos para diagnosticar una ciática durante el embarazo es el de sensibilidad, durante el proceso de exploración, el médico deberá hacer una comparación entre la zona afectada del cuerpo y la parte sana, de esta manera podrá evaluar cuánto dolor se está gestando en el nervio ciático y cuánto ha afectado a nuestro sistema motriz.

Es muy importante realizar este examen a tiempo, recuerda que durante el embarazo debemos caminar mucho para favorecer las condiciones del parto, a menos que el ginecólogo dé una instrucción contraria.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Otro examen físico al cual debemos exponernos para diagnosticar la ciática durante el embarazo es el de reflejos tendinosos, éste sirve para diagnosticar los estragos que ha provocado la ciática en áreas más grandes de nuestro cuerpo, por ejemplo, desde la cadera hasta los pies.

Durante la exploración, el médico golpeará suavemente los tendones, si nuestros tendones al ser golpeados presentan reflejos lentos significa que la ciática ha provocado graves daños, si por el contrario, nuestros tendones se contraen sin problema, estamos muy a tiempo de corregir las afecciones en el nervio ciático.

Finalmente, otra prueba de diagnóstico de la ciática durante el embarazo muy habitual es el conocido como Maniobra de Lasègue, en este caso el médico nos pedirá que nos recostemos boca arriba, el procedimiento consiste en subir gradualmente la pierna afectada a una altura de 90 grados.

Si la pierna no consigue llegar a esta altura y causa gran dolor, el médico deberá verificar cuáles son las áreas afectadas para enviar el medicamento y/o terapia física necesaria.

En caso de que tú otra pierna no presente ningún síntoma relacionado a la ciática, también es conveniente hacer este examen, éste se realiza para corroborar que no hay ningún indicio de estar sufriendo de ciática durante tu embarazo.

Tratamiento de la ciática durante el embarazo

El tratamiento de la ciática durante el embarazo depende de qué tan agudo sea el dolor en nuestro cuerpo y del área que abarca. Para ello, el experto en la salud deberá evaluar la conveniencia de medicarnos y además enviarnos a algún tipo de terapia física. Junto con esto, podemos seguir una serie de consejos para reducir el dolor:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
  • Baño en tina: si el dolor de la ciática durante el embarazo es muy persistente en el nervio ciático y se corre hasta los talones, es aconsejable meterse en la tina de baño con agua caliente. Al salir tomar un masaje con aceite de tomillo para relajar el área afectada.
  • Movimientos continuos: sabemos que durante el embarazo estamos muy cansadas y nos encanta estar sentadas y acostadas para descansar. Sin embargo, si tenemos problemas de ciática durante el embarazo lo mejor es movernos constantemente para evitar que el mayor peso de nuestro cuerpo recaiga sobre el nervio ciático.
  • Yoga: las actividades que propicien el estiramiento de nuestros músculos, huesos y tendones ayudarán a minimizar la intensidad del dolor. Podemos acudir con maestros o maestras expertas en yoga para que adecúen alguna rutina de yoga a nuestras necesidades. El yoga también servirá mucho para que nos relajemos mentalmente durante el embarazo y mermará los estragos provocados por la ciática.
  • Calzado: mientras estamos embarazadas no compraremos calzado que combine con nuestra ropa, sino zapatos que se adapten a los cambios de nuestro cuerpo y nos hagan sentir cómodas. En la elección de calzado lo conveniente es dejar de lado los flats y los zapatos de tacón, probemos con calzado desuela de más de dos centímetros y medio, recuerda que al caminar el pie debe estar lo más cómodo posible para evitar la inflamación de los tendones que se conectan directamente con el nervio ciático.

Con estos consejos podremos sobrellevar mejor los problemas de ciática durante el embarazo.

Embarazo10.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos