BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Parto por Cesárea | Ventajas y contraindicaciones

Los partos por cesárea son más habituales de lo que en un principio se puede imaginar. En general, en España, alrededor de un 20% de los partos se producen por cesárea, ya sean cesáreas de urgencia o cesáreas programadas. Como bien se sabe, la cesárea es una operación quirúrgica que permite extraer el feto de forma artificial, realizando una incisión en el vientre de la madre que atraviesa la pared abdominal y el útero. Esto evita la necesidad del parto y los peligros que puede conllevar en diferentes ocasiones o bien puede suponer una solución cuando el proceso natural presenta dificultades importantes. En las siguientes líneas, vamos a presentar cuáles son los diferentes tipos de cesárea que existen y cuáles son sus ventajas y contraindicaciones.

parto cesarea

Parto por cesárea

Generalmente, se considera que existen dos tipos de cesáreas principales, que son las cesáreas programadas y las cesáreas de emergencia, pero las cesáreas también se pueden dividir por la forma en la que se produce la incisión. Vamos a citar esta última diferenciación brevemente antes de centrarnos en las anteriores divisiones, mucho más conocidas para el gran público.

Existen varios tipos de incisiones, pero las más utilizadas son la cesárea de segmento inferior, en la que se realiza un corte transversal por encima de la vejiga, y la cesárea longitudinal, en la que se realiza un corte de este tipo un poco más arriba que en el caso anterior. También se producen en algunas ocasiones cesáreas con cortes en forma de T y cesáreas con histerectomía, en la que también se extrae el útero con posterioridad, ya sea por deseo expreso de la paciente para no tener más hijos o porque se producen problemas que ponen en peligro la vida de la madre, como un sangrado excesivo. Algunas personas también incluyen en la categoría de cesáreas a la episiotomía, que es una incisión que se realiza en el periné materno para facilitar la salida del bebé durante el parto natural, pero esta acción no se puede considerar como una cirugía.

Tipos de cesárea, ventajas y contraindicaciones

cesarea hospitalizacion
Dicho esto, hablemos en primer lugar de las cesáreas programadas. Las cesáreas programadas son aquellas que se fijan para una fecha concreta antes de que el parto se presente. Los profesionales médicos aconsejan que se realice una cesárea programada cuando se presentan diversas consideraciones a lo largo del embarazo que pueden poner en riesgo la vida o el bienestar de la madre, del bebé o de ambos si se produce un parto natural. Dichas razones son muy variadas y engloban diferentes aspectos. Por ejemplo, se aconseja optar por una cesárea programada cuando se espera un parto múltiple, la madre sufre diferentes problemas de salud, tanto a causa del embarazo como por razones ajenas a él, como hipertensión o dolencias cardiacas, la edad de la madre se considera avanzada, la madre ya ha tenido una cesárea anteriormente o el bebé presenta un peso o un tamaño bastante grande, lo que puede dificultar mucho su paso por el canal del parto.

También se aconseja una cesárea programada cuando el bebé no se ha colocado en una posición óptima de salida y se presenta en una posición problemática, como transversal o de nalgas. Asimismo, también es aconsejable cuando se detectan problemas en la pelvis o el canal uterino que pueden hacer que el parto sea complicado, como puede ser un tamaño pequeño de la pelvis respecto a la cabeza del bebé o la presencia de fibromas o miomas en esa región.

cesarea
Otra razón para recomendarla es si hay signos de pre-eclampsia, si se presenta una placenta baja o si se ha experimentado un aborto o una muerte prenatal con anterioridad, con el objetivo de evitar riesgos mayores para ambos. Por último, también se suele fijar un parto por cesárea si se detecta algún problema con el desarrollo del bebé que no se soluciona en un tiempo prudencial, por lo que considera que lo mejor es que el pequeño siga su desarrollo fuera el útero materno. Este es el caso, por ejemplo, cuando se aprecia que el bebé ha dejado de ganar peso o de crecer dentro del vientre de su madre o presenta algún problema formativo que recomienda tal acción.

Por su parte, la cesárea de urgencia es la que se produce cuando el parto ya ha empezado porque se presenta durante éste alguna circunstancia que puede poner en peligro la salud de la madre y el bebé. Estas cesáreas se producen sin preparación previa, pues se producen cuando se espera un parto vaginal normal y ocurre algún imprevisto que las hace necesaria. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, un parto extremadamente largo, en el que el parto no progresa y dicha circunstancia puede poner en peligro tanto al bebé como a la madre, el embarazo ha durado más de lo normal y todos los demás medios para inducir el parto han fallado, se producen hemorragias que ponen en peligro la vida de la madre o se detecta sufrimiento fetal o materno que hay que eliminar lo antes posible.

Una cesárea de urgencia no tiene tanta preparación como las cesáreas programadas, pero se presenta como una solución que ha salvado muchas vidas cuando se presentan problemas de gravedad durante el desarrollo del parto.

Las técnicas asociadas a las cesáreas han mejorado mucho y son cada vez más seguras, al mismo tiempo que su tiempo de recuperación es mucho menor que hace solo algunas décadas. En cualquier caso, sigue siendo una cirugía, lo que implica ciertos riesgos que hay que tener en cuenta. Por ello, habla con tu médico y sopesad ambos todos los pros y los contras que este tipo de intervención puede tener para tu bebé y para ti.

Enlaces de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos