Calambres en las piernas durante el embarazo: causas y consejos útiles

Incluso cuando aún no sabes que estás embarazada, es muy común que empiecen a surgir algunas molestias o síntomas que te puedan hacer sospechar sobre la ‘buena nueva’. Náuseas, vómitos, un cansancio extremo, ganas de ir más veces al baño a orinar… y calambres. Los calambres en las piernas, aunque no lo creas, se convierten […]

Incluso cuando aún no sabes que estás embarazada, es muy común que empiecen a surgir algunas molestias o síntomas que te puedan hacer sospechar sobre la ‘buena nueva’. Náuseas, vómitos, un cansancio extremo, ganas de ir más veces al baño a orinar… y calambres. Los calambres en las piernas, aunque no lo creas, se convierten en un trastorno tremendamente común y habitual, que padecen muchas mujeres en algún momento de la gestación, pero lo más habitual es que surjan al final (no siendo tan habitual que, por ejemplo, empiecen en el primer trimestre). ¿Por qué ocurre y cuáles son sus causas? Y, sobre todo, ¿de qué manera puedes aliviarlos fácilmente?.

Calambres en las piernas durante el embarazo

Aunque es un trastorno no tan conocido -y relacionado con el embarazo- como sí ocurre con las náuseas matutinas o la acidez estomacal, la realidad es que muchas embarazadas sufren de incómodos calambres en las piernas. Y como manifiestan muchos especialistas y médicos, en realidad son un síntoma común de la gestación, el cual generalmente aparece en el segundo y tercer trimestre.

De hecho, ¿sabías que cerca de la mitad de todas las mujeres embarazadas tienden a reportar calambres en las piernas y espasmos musculares hacia el tercer trimestre de gestación?.

Lo más habitual es que estos calambres surjan sobre todo por la noche, precisamente en el momento en el que te encantaría dormir y descansar. De repente, empiezas a sentir una incómoda opresión en la pantorrilla, en el pie o en ambas zonas de la pierna. Incluso también es posible que puedan surgir después de sentarte en una misma posición durante un período prolongado de tiempo.

¿Cuáles son las causas de los calambres en las piernas durante el embarazo?

Por el momento nadie está muy seguro de por qué surgen los calambres en las piernas durante el embarazo. Aunque los especialistas sospechan de algunas causas relacionadas, como:

  • Cambios en la circulación. Durante el embarazo, la circulación sanguínea tiende a ralentizarse. Esto es algo absolutamente normal, y no tiene por qué convertirse en un motivo de preocupación, dado que la causa principal la encontramos en las hormonas, las cuales durante la gestación suelen estar hiperactivas. Así, durante los últimos trimestres el cuerpo experimenta un aumento en el volumen sanguíneo, lo que también contribuye a que la circulación disminuya, lo que puede provocar no solo calambres en las piernas, sino hinchazón.
  • Aumento de peso. Algunas teorías culpan a la “fatiga” y al cansancio de llevar el embarazo. Es decir, la presión del bebé en crecimiento puede afectar tanto a los nervios como a los vasos sanguíneos, incluyendo aquellos que van a las piernas. Por ello es habitual que los calambres no surjan hasta que el embarazo está muy avanzado, entre el segundo y el tercer trimestre.
  • Fatiga. Es normal sentirse cansada y fatigada durante el embarazo. Además, a medida que los músculos comienzan a fatigarse por la presión adicional del bebé en crecimiento, pueden acabar surgiendo calambres en las piernas.
  • Deficiencia de algunos nutrientes. Como por ejemplo podría ser el caso del calcio o del magnesio.

Causas de los calambres en las piernas

Consejos útiles para aliviar los calambres en las piernas

Por suerte, existen algunos consejos que pueden ser de enorme utilidad cuando los calambres en las piernas comienzan a hacer acto de aparición. Toma nota, posiblemente te sean de gran ayuda:

  • Estirarse antes de irse a la cama. Realizar un estiramiento de piernas antes de acostarse puede ser muy útil a la hora de prevenir o aliviar los calambres en las piernas. Para hacerlo solo tienes que situarte frente a la pared, colocar tus manos en la pared, dar un paso hacia atrás con el pie derecho, manteniendo los talones en el suelo todo el tiempo, y doblar la pantorrilla izquierda mientras mantienes la pierna derecha recta. Luego, mantén la rodilla izquierda doblada para que sientas cómo el músculo de la pantorrilla derecha se estira. Sostenlo durante 30 segundos. Y luego, si es necesario, cambia de pierna.
  • Hidrátate correctamente. Durante el embarazo, mantener una hidratación adecuada es fundamental, a la par que imprescindible. La deshidratación, de hecho, puede convertirse en una causa relacionada de aparición de calambres en las piernas.
  • Calor. Cuando sientes calambres musculares, aplicarte calor en la zona puede ser de gran ayuda. Basta con usar una bolsa de tela que puedas calentar en el microondas (con relleno ecológico), o bien una almohadilla o manta térmica.
  • Practicando ejercicio físico. El ejercicio físico es fundamental durante el embarazo, y mantenerte físicamente activa es una opción maravillosa a la hora de prevenir o evitar los calambres musculares. Siempre y cuando no exista ningún tipo de contraindicación médica, llevar a cabo alguna actividad segura como caminar, nadar o el yoga prenatal, puede ser de enorme ayuda.

También te puede interesar