Arcilla blanca: todos sus beneficios para la piel

¿Has utilizado alguna vez arcilla blanca para tu cuidado dérmico? Si no es así, es momento de que sepas cómo te puede ayudar, ¡te vas a sorprender! Para que no pierdas detalle de nada, vamos a explicarte todo sobre la arcilla blanca: todos sus beneficios para la piel. La piel es el órgano más grande […]

¿Has utilizado alguna vez arcilla blanca para tu cuidado dérmico? Si no es así, es momento de que sepas cómo te puede ayudar, ¡te vas a sorprender! Para que no pierdas detalle de nada, vamos a explicarte todo sobre la arcilla blanca: todos sus beneficios para la piel.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y debes cuidarlo como se merece. Además, la piel es lo que se muestra al mundo y con buenos cuidados la tendrás en buen estado por más tiempo. Una piel mal cuidada se apaga y se envejece antes, te aseguramos que eso no es lo que quieres para ti.

La arcilla blanca te ayudará a que tengas la piel con un buen aspecto, siempre y cuando también, además de usar este producto, también tengas unos buenos cuidados dérmicos y unas rutinas correctas de limpiado y cuidado facial.

Lo bueno que tiene la arcilla blanca es que se adapta a tu dermis y a tus necesidades, algo que es maravilloso porque te aportará todos sus beneficios sin importar si tienes una dermis grasa, mixta, seca o normal.

A medida que vayas cuidando tu dermis y tenga un buen aspecto, te sentirás mejor y verás cómo comienzas a tener un rostro rejuvenecido. Tu piel ya no volverá a estar apagada nunca más y mostrarás al mundo que eres una persona que se cuida y que tiene buenos resultados.

Cómo tienes que cuidar tu dermis

La arcilla blanca es un buen complemento de cuidado dérmico, pero debes saber cómo tienes que cuidar tu piel para mantenerla saludable todo el tiempo. Piensa que tu dermis está expuesta todo el tiempo al exterior por lo que es normal que se deteriore rápidamente si no tienes un cuidado correcto con ella.

Tu piel es tu escudo frente a las agresiones externas… y como con cualquier otro órgano de tu cuerpo, solo tienes una y debes cuidarla porque no tendrás otra. Las personas que no cuidan la dermis correctamente en el futuro podrían tener serios problemas dérmicos, ¡y eso no lo queremos para ti!

Lo primero que debes tener en cuenta es que cuando uses cosméticos para tus cuidados, éstos deben ser de calidad. Nunca te dejes llevar por la publicidad o el precio, porque si te aplicas habitualmente cosméticos con químicos o con una calidad mala, a la larga, tendrás problemas de salud dérmica.

También es fundamental que para tener la piel bien cuidada la protejas del sol. En tu rostro por ejemplo, nunca podrá faltarte una buena protección solar, que si es de SPF 30 o 50+ será la mejor opción.

Tus rutinas de limpieza y cuidado facial también son importantes. Siempre tendrás que limpiar tu rostro con un buen limpiador, como por ejemplo un agua micelar.

Después, cuando veas que tienes el rostro totalmente limpio y seco, será cuando debas aplicar la exfoliación, que deberás hacerlo una o dos veces por semana (y mejor si es por la noche).

Los días en que no exfolies el rostro, será cuando puedas aplicarte la mascarilla de arcilla blanca (pero solo dos días en la semana y por la mañana o por la noche, pero nunca las dos).

Después de este paso tendrás que aplicarte el tónico facial. Luego el resto de cosméticos de tus cuidados, como el contorno de ojos, el sérum facial, la crema hidratante según tu tipo de piel y el protector solar en caso de que sea de día.

Recuerda que la protección solar es fundamental, porque además de evitar el envejecimiento prematuro, también estarás evitando graves problemas de salud dérmica como el cáncer de piel.

Secretos para tener una piel bien cuidada

Después de llegar a este punto y antes de hablarte de los beneficios de la arcilla blanca, vamos a explicarte los secretos para tener una piel bien cuidada. Si bien es cierto que la sustancia blanca te ayudará a mucho, no es suficiente y debes tener todo lo hablado más arriba en cuenta y lo que te exponemos a continuación:

Escucha a tu cuerpo. Escucha a tu piel. Aunque no te lo creas tu dermis te habla cada día y debes aprender a escucharla para saber qué necesita en cada momento.

Por ejemplo, si la tienes reseca te está pidiendo hidratación, si la tienes grasa te está pidiendo que equilibres la producción del sebo. Si cuando te aplicas un cosmético se te irrita la dermis, te estará diciendo que ese producto no va bien y que no lo apliques más.

Protege tu piel siempre. La protección de tu piel del sol es fundamental y no te puede faltar la protección solar, pero también debes usar complementos como gafas de sol, gorras, ropa adecuada…

Tus rutinas debes aplicarlas todos los días. Las rutinas de limpieza y cuidado facial son algo que debes hacer todos los días, tanto por la mañana como por la noche.

Será la única manera de que consigas buenos resultados. En caso de que solo lo hagas cuando te acuerdas, no tendrás esa piel tan deseada.

Cuidado con los malos hábitos. Existen malos hábitos que te pueden pasar factura en el estado dérmico. Por ejemplo, beber alcohol o fumar deshidratan la piel y la envejecen sin que te des cuenta, además de estar perjudicando tu salud en general.

Céntrate en buenos hábitos. Los buenos hábitos siempre serán necesarios para ti. Beber agua, comer alimentos adecuados, dormir bien, evitar el estrés, hacer ejercicio… todo esto es bueno para ti y para tu salud dérmica y general.

La arcilla blanca en tu cuidado dérmico

Después de hablarte sobre todo lo anterior, ha llegado el momento de centrarnos en la arcilla blanca y por qué es una buena opción para ti. Esta arcilla se conoce tanto como arcilla blanca como arcilla de caolín.

Las mascarillas de esta sustancia se utilizan para muchas cosas desde hace siglos, por eso, es una sustancia tan querida por cualquier persona que quiera tener una dermis bien cuidada. No te pierdas sus beneficios.

Beneficios de la arcilla blanca para tu piel

A continuación vamos a explicarte todos los beneficios que obtendrás en el caso de que quieras comenzar a usar la arcilla blanca en tus rutinas:

  • Elimina todas las impurezas. Tendrás una sustancia que eliminará toda la suciedad y obtendrás una limpieza profunda.
  • Menos imperfecciones. Si tienes imperfecciones en el rostro como rojeces o cualquier otro problema causado por la suciedad, también desaparecerán.
  • Una tez menos apagada. Te darás cuenta cómo tu rostro comienza a tener un aspecto más vital y con un mejor aspecto.
  • Una dermis más suave y flexible. Con el uso continuado te darás cuenta que tu dermis está cada vez más suave, uniforme, con menos flacidez y un aspecto más flexible.
  • Regula el exceso de sebo. Si tienes exceso de sebo en tu rostro lo regulará de manera que no sea un problema para ti nunca más,
  • Rejuvenece el rostro. Gracias a su acción nutritiva, si tienes arrugas, disminuirán su aspecto y si no tienes, evitarás que te salgan en el futuro. Verás como tu rostro comienza a rejuvenecerse gracias a la acción tensora que tiene la dermis.

Lee más: Cómo hacer una mascarilla para eliminar los puntos negros

Cuándo tienes que aplicar la arcilla blanca: no todo vale

Como ves, tiene grandes beneficios pero que lo tenga no significa que debas usarla todos los días. Es fundamental que como te hemos indicado más arriba, la utilices únicamente una o dos veces por semana y nunca el mismo día de la exfoliación.

Es necesario que solo la utilices por la mañana o por la noche en los días elegidos, pero nunca las dos veces en el día. Esto debes recordarlo porque en caso de no hacerlo, podría ocurrir como cuando te exfolias más de la cuenta… que acabarías teniendo irritaciones dérmicas.

Las mascarillas de arcilla blanca (o cualquier tipo de mascarilla) tienen grandes beneficios pero le sacarás mayor partido si además de aplicarlas correctamente, sabes cuándo debes hacerlo. Así, de este modo, podrás asegurarte buenos resultados.

Solo tienes que buscar la manera de hacerle un hueco en tus rutinas de limpieza y cuidado facial. Cuando lo hagas, te darás cuenta de que no ha sido tan complicado y que por tanto, su uso se convierte en algo fundamental para ti.

En el caso de que no tengas unas rutinas de limpieza y cuidado facial establecidas en tu vida, entonces ése sería el primer paso a tener en cuenta. Cuando ya tengas el hábito de cuidar tu rostro correctamente será el momento de aplicar la mascarilla.

¿Por qué esto es importante? Porque el uso de la mascarilla sola dos veces por semana está bien, pero sin un cuidado correcto de tu rostro, no te servirá de mucho realmente.

Además, también es fundamental que encuentres una mascarilla de arcilla blanca de calidad, que sepas que contiene ingredientes naturales, y que en su fórmula no hay rastro de químicos, ni parabenos, ni sulfatos ni ningún compuesto que pueda dañarte de alguna manera.

Cuando encuentres este producto de confianza y comiences a utilizarlo, entonces a medida que pasen las semanas te darás cuenta de cómo las mascarillas de esta sustancia se convertirán en un indispensable para ti.

Ahora que ya sabes más sobre la arcilla blanca: todos sus beneficios para la piel, ¿ya te has decidido a incorporarla en tus rutinas? ¡Claro que sí!

También te puede interesar