Escrito por

Anticonceptivos femeninos: tipos, características e inconvenientes

Anticonceptivos femeninos: tipos, características e inconvenientes. Os describimos ocho métodos anticonceptivos femeninos a valorar para que podáis ver cuál es el que más os conviene y también cuáles son los que aportan más fiabilidad y seguridad ante la protección de un embarazo no deseado como la infección de una enfermedad de transmisión sexual.

Tipos de anticonceptivos femeninos

Hay muchas formas de categorizar los anticonceptivos femeninos que os vamos a mostrar en este artículo, nosotros os proponemos tres categorías: anticonceptivos hormonales, anticonceptivos de barrera, anticonceptivos permanentes.

Antes de comenzar a detallar cada uno de ellos, os recordamos que para mantener relaciones seguras sólo podéis conseguirlo con anticonceptivos de barrera como los preservativos. Fijaros que es tan necesario un método que proteja de un embarazo no deseado como de una enfermedad de transmisión sexual y la píldora anticonceptiva, a pesar de ser uno de los métodos anticonceptivos femeninos más famosos, no protege de esto último, por lo que no es un método de anticoncepción 100% seguro.

Pí­ldora anticonceptiva: ventajas y desventajas

La píldora anticonceptiva es un método de anticoncepción hormonal, por lo que si se toma de forma correcta previene un embarazo no deseado con un alto índice de fiabilidad pero no protege de las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Otras desventajas también importantes son los efectos secundarios del consumo de hormonas. Los más frecuentes son el aumento de peso, hinchazón, sensibilidad en los senos, dolores de cabeza, cambios de humor, disminución de la libido, alteración del flujo vaginal, entre otros.

Hay mucho que conocer sobre sus ventajas y desventajas, por lo que os recomendamos continuar leyendo este artículo “Pí­ldora anticonceptiva” donde nos adentramos detalladamente en este anticonceptivo.

Parche anticonceptivo para mujeres: ventajas y desventajas

El parche anticonceptivo también es un método de anticoncepción hormonal que consiste en un adhesivo que hay que colocar sobre la piel.

Este tipo de anticonceptivo requiere ser cambiado todas las semanas y recomienda que siempre sea el mismo día, pues así puede disminuir la fiabilidad de protección. Para las mujeres más despistadas o con una agenda muy completa, ésta puede ser una desventaja puesto que requiere de constancia semanal para estar protegida frente al embarazo, aunque no protege frente a las ETS.

Otra de las desventajas de usar el parche anticonceptivo son los efectos secundarios del consumo de hormonas, los cuales ya habéis leído en la píldora. Si queréis conocer más características sobre este método, os recomendamos continuar leyendo en “Parche anticonceptivo“.

Preservativo femenino: ventajas y desventajas

El preservativo femenino es un método anticonceptivo de barrera, lo que implica que es el único que protege realmente de las ETS y el más fiable para evitar un embarazo no deseado.

Las desventajas que puede presentar es que, en un principio, puede resultar un poco complejo ponerlo pero se le pilla fácilmente el tranquillo. Además, la ventaja es que se puede colocar horas antes de la relación, por lo que una puede hacerlo con toda la tranquilidad y no hay que parar el encuentro, de la misma forma que se puede retirar más tarde sin perder seguridad.

Es importante comprobar que el pene está introducido dentro del preservativo, ya que su anchura es mucho más amplia y eso tiene como ventaja la no presión para él pero, como desventaja, la posibilidad de que pueda moverse. Otra desventaja importante, y que esperamos que cambie pronto, es que son mucho más caros que los preservativos masculinos.

Tenéis más información en este artículo preservativo femenino donde os mostramos cómo utilizarlo y os contamos más sobre ventajas y desventajas.

Diafragma: ventajas y desventajas

El diafragma es un método de anticoncepción de barrera que protege del embarazo pero no de las ETS. Se trata de un capuchón que puede ser de látex o de silicona, el cual hay que introducir en la vagina para que pueda bloquear la entrada del cuello del útero y los espermatozoides no pasen.

loadInifniteAdd(44636);

Una de las ventajas es que sólo hay que cambiarlo una vez al año y una de sus desventajas es que requiere de otro tipo de métodos anticonceptivos para que sea más fiable, como el uso de espermicidas.

En este artículo sobre el diafragma os contamos más sobre su seguridad y si es recomendable o no utilizarlo.

Capuchón cervical: ventajas y desventajas

El aspecto del capuchón cervical podría parecer muy similar al diafragma pero, a pesar de que en la fotografía no es del todo apreciable, es de un tamaño inferior. Este capuchón también es un método anticonceptivo de barrera pero su fiabilidad es algo cuestionable en comparación con otros métodos anticonceptivos, ya que requiere del uso de espermicida para aumentar su seguridad.

Anillo vaginal: ventajas y desventajas

El anillo vaginal es un método anticonceptivo hormonal que consiste en un anillo de plástico que ha de introducirse en la vagina, donde comenzará a liberar las hormonas necesarias para prevenir un embarazo. Este tipo de anticonceptivo se cambia cada mes, con tres semanas donde libera hormonas y una para la menstruación.

En cuanto a las desventajas son las mismas que hemos mencionado en los anteriores tratamientos hormonales, como la píldora anticonceptiva o el parche.

Dispositivo Intrauterino (DIU): ventajas y desventajas

El Dispositivo Intrauterino, más conocido por sus siglas DIU, es un método anticonceptivo hormonal que tiene que ser colocado por el ginecólogo. Como podéis ver en la fotografía, es un dispositivo con forma de T y hay bastantes opiniones encontradas acerca del mismo, por lo que os recomendamos valorarlo con vuestro ginecólogo antes de utilizarlo o escoger otro método.

loadInifniteAdd(44637);

Ligadura de trompas: ventajas y desventajas

La ligadura de trompas es un método anticonceptivo permanente, puesto que es una intervención quirúrgica donde se corta la comunicación de las trompas de falopio para evitar que el espermatozoide pueda llegar al óvulo y fecundarlo.

Este tratamiento no implica la pérdida de fertilidad como tal, pues se va a continuar ovulando, pero no se puede tener más hijos salvo que se lleve a cabo una intervención quirúrgica de reconstrucción de las trompas de falopio (tiene algunos peligros y hay que valorarlo) o se realice fecundación in vitro.