Escrito por

Anestesia Epidural: ventajas y desventajas

Los avances en medicina han hecho que algunos procesos sean mucho más seguros y llevaderos con el paso de los años. En el caso del parto, existen formas de controlar el dolor como por ejemplo la anestesia epidural. Sin embargo, ¿es un proceso totalmente seguro? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas? En Embarazo 10 te lo contamos.

epidural parto

¿Qué es la anestesia epidural?

La epidural es una anestesia que se utiliza para dormir la mitad inferior del cuerpo, con el objetivo de disminuir los dolores de las contracciones durante el parto. Es el método más común de anestesia para este proceso, aunque también se utiliza para operaciones en las extremidades inferiores.

La administración de la anestesia epidural es bastante sencilla. El médico nos pinchará en la zona de la columna vertebral, en la parte baja de la espalda, y colocará una sonda antes de retirar la aguja. De esa manera, la administración de la anestesia será continua hasta que se requiera. Lo más habitual es que para colocar la epidural nos hagan ponernos echadas de lado o sentadas. En cualquier caso, nos mandarán arquear la espalda para poder pincharnos con la aguja en la zona epidural.

Cabe destacar que existen dos tipos de anestesia epidural. Una es la llamada ambulante, que es menos potente y permite a la embarazada mover las piernas (no produce un bloqueo completo). Por otro lado está la combinación entre epidural y raquídea, que tiene un efecto más potente y rápido. Esta última está pensada para embarazadas en un proceso de parto avanzado y que necesiten alivio de inmediato para el dolor.

Ahora, ¿es la anestesia epidural totalmente segura? En los siguientes epígrafes te mostramos algunas de sus principales ventajas y los riesgos que se han de tener en cuenta, si los hubiera.

Ventajas de la anestesia epidural

epidural
La anestesia epidural ofrece diferentes ventajas, pero la primera de ellas es la más evidente: ayuda a reducir el dolor de las contracciones y a hacer el parto más llevadero. Además, la epidural no duerme por completo a la madre, sino que la insensibiliza en su mitad inferior, por lo que está activa y consciente durante todo el proceso.

Por otro lado, su administración puede er controlada durante todo momento por el personal médico. Normalmente el efecto de la anestesia epidural dura unas dos, horas, pero es posible administrar más si es necesario, o retirarla a tiempo cuando se acerca el momento de dar a luz y que la madre tenga mayor sensibilidad.

Por otro lado, la epidural reduce la presión sanguínea y el trabajo que realizan los pulmones durante el parto, por lo que es muy útil para las madres que tengan presión arterial alta o algún tipo de problema respiratorio (asma, por ejemplo).

Además, la epidrual evita tener que usar otro tipo de analgésico si se tiene que realizar el parto mediante forceps. Sin embargo, ahora veremos que esta también puede ser una de sus contraindicaciones, ya que le epidural alarga el parto al relajar la mitad inferior del cuerpo.

Veamos ahora cuáles son algunas de las principales desventajas de la anestesia epidural.

Desventajas de la anestesia epidural

anestesia epidural
En primer lugar, hay que señalar que la anestesia epidural es un proceso habtual, sencillo y controlable por el personal sanitario, pero también puede suponer algún riesgo o dar lugar a algunos efectos secundarios.

Por un lado, la epidural sirve para relajar la zona inferior, pero al perder la sensibilidad, la madre también dependerá del personal sanitario o de la partera para saber cuándo es el momento de empujar. Además, al relajar los músculos dela mitad inferior, la epidural retrasa la segunda fase del parto, por lo que suele ser más frecuente la necesidad de utilizar forceps (como ya decíamos en el epígrafe anterior).

Como también mencionamos antes puede producir una reducción de la presión sanguínea, lo cual puede ser beneficioso en algunos casos, pero también puede provocar un aumento de las náuseas y los mareos e incluso repercutir en la cantidad de sangre que llega a la placenta (lo cual implica que al bebé también le llegará menos cantidad de oxígeno).

También se suelen señalar los dolores de cabeza como uno de los principales efectos secundarios de la anestesia epidural. Estos dolores de cabeza pueden llegar a ser bastante agudos y durar hasta varias horas después de haber dado a luz.

Otro de los efectos secundarios de la anestesia epidural es la dificultad para orinar, debido a que la madre no tendrá la sensibilidad suficiente para poder contraer la vejiga. Por ello, para poder expulsar la orina se debe sondar a la mamá.

Por otro lado, aunque no es una contraindicación, hay que señalar que el uso de la epidural elimina ciertas sensaciones que algunas madres quieren experimentar. Tomar la epidural implica que el parto va a estar en su totalidad médicamente controlado.

Como ya hemos mencionado, la epidural alarga la segunda fase del parto y es la principal responsable del uso de forceps en el momento definitivo. Sin embargo, no está tan claro que el uso de la epidural repercuta tan directamente en una mayor tasa de cesáreas, aunque se cree que contribuye a aumentar el %:

En cualquier caso, no hay duda de que los avances médicos como la epidural han reducido mucho los riesgos y el sufrimiento de un proceso tan bonito y difícil a la vez como es el parto. ¡Y enhorabuena si vas a ser mamá!

Video sobre la anestesia epidural

Aquí puedes ver un vídeo realizado por la Universidad de Guadalajara con imágenes reales sobre la administración de la epidural durante el parto:

Enlaces de interés

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos