Escrito por

Alimentación en los bebés: integrando alimentos sólidos

La buena y adecuada alimentación en los bebés y los niños es fundamental para un sano y normal desarrollo de todas sus capacidades, tanto físicas, mentales y sociales. Un niño mal alimentado no solo tendrá problemas en su desarrollo físico, sino que además su capacidad analítica y de relacionamiento con los demás y su capacidad de adaptación a nuevas situaciones y ambientes, se verá seriamente afectada.

Una mala nutrición en la primera infancia (de 0 a 8 años) puede tener efectos terribles e irreversibles. Un niño alimentado incorrectamente tendrá problemas de aprendizaje, de comportamiento, de rendimiento físico y en su salud reproductiva en el futuro.

Por lo tanto es muy importante prestar mucha atención a este tema aun cuando son bebés.

Durante los primeros meses el bebé solo se alimentará de leche materna o fórmula según el caso, y entre el cuarto y sexto mes se le comenzarán a dar sus primeras comidas sólidas. Ya te hemos explicado lo necesario y fundamental que debes saber acerca de la leche materna y de la fórmula.

El bebé debe ser controlado mensualmente para que el pediatra haga los controles del peso y tamaño, para ver si su crecimiento es normal y saludable. El pediatra se encargará de decirte qué alimentos deberás ir incorporándole paulatinamente y cómo.

Te explicaremos lo básico de la alimentación del bebé para que tengas una idea general de lo que es correcto.

Esta gráfica te puede dar una idea aproximada del tipo de alimento de lo que el bebé debe recibir según sus meses de edad. El pediatra te recomendará, alrededor del quinto mes, que comiences a alimentarlo con papilla de algunas frutas y verduras.

Las primeras veces que intentes alimentarlo, te sentirás totalmente defraudada, habrás preparado la papilla con mucha dedicación y cuidado, y seguramente casi toda la comida termine en cualquier lugar menos en la boca de tu bebé. Es que los bebés solo se han alimentado con líquidos, no saben masticar ni tragar, solo succionar. Además solo conocen el gusto de la leche, por lo tanto otros sabores seguramente al comienzo le den asco, y hasta arcadas, y escupa todo o casi todo No te preocupes, esto es normal. Debes armarte de paciencia y repetir el procedimiento todos los días, ser constante es fundamental para que el bebé se vaya adaptando a la ingesta de alimentos sólidos. Verás que paulatinamente el bebé comenzará a tragar poco a poco la comida. Es importante que sus primeras comidas sean de gusto suave, para que no le den tanto asco. Cada bebé es diferente y consumirá los alimentos a su propio ritmo.

Los nuevos alimentos deben ser introducidos de a poco en la dieta del bebe, y debes seguir simultáneamente con la leche materna o la formula.

La cantidad adecuada que debe ingerir, el bebe te lo hará saber. Cuando no quiera más no lo obligues a comer de más, que coma la cantidad que quiere, si lo acostumbras a comer más de lo que necesita y quiere, aumentas las posibilidades de que cuando sea mayor se alimente en exceso y esto puede generar obesidad. Cuando ya no quiera mas, ya esta.

Se comienza con cereales sin gluten: sémola, maicena, arroz (el gluten es una proteína vegetal que contienen cereales como el trigo, avena, cebada y centeno) y zumos de fruta, luego papillas de vegetales y frutas. Luego las carnes, cereales con gluten: trigo, avena, cebada y centeno. Luego vendrán el yogur natural, el pescado, la yema de huevo, y finalmente el huevo completo. Y ya al año de vida, esta apto para casi todo tipo de comida, por supuesto siempre comida sana y suave, nada de frituras ni condimentos fuertes. Y ya puede tomar la leche de vaca y lácteos.

Quizás tu bebé presente alergias a ciertos alimentos. Algunos síntomas de alergia a las comidas pueden ser:

loadInifniteAdd(44636);
  • Dolor de estomago
  • Diarrea
  • Erupciones cutáneas
  • Estornudos
  • Vómitos

Por esta razón también es aconsejable incorporar los alimentos de a poco, y observar qué reacción tienen en el bebé, y detectar si presenta alguna reacción alérgica. Si introduces en la dieta los alimentos de forma paulatina te será más fácil identificar a qué elemento puede ser alérgico el bebé. Si esto llegara a suceder debes interrumpir la alimentación de ese alimento y consultar con el médico inmediatamente.

Vía | guiainfantil.com