Cómo hacer una agua micelar casera

El agua micelar es un producto que no puede faltarte en tus rutinas de limpieza y cuidado facial. No todo el mundo quiere comprarlo de manera comercial, así que vamos a explicarte cómo hacer un agua micelar casera. Hay muchas personas que desconfían de los productos comerciales porque pueden llevar en sus fórmulas ingredientes irritantes […]

El agua micelar es un producto que no puede faltarte en tus rutinas de limpieza y cuidado facial. No todo el mundo quiere comprarlo de manera comercial, así que vamos a explicarte cómo hacer un agua micelar casera.

Hay muchas personas que desconfían de los productos comerciales porque pueden llevar en sus fórmulas ingredientes irritantes o químicos que a largo plazo pueden ocasionarte serios problemas dérmicos.

En realidad, eso no es cierto del todo. Aunque es cierto que hay cosméticos que llevan ingredientes pocos saludables, hay otros que están muy bien porque las empresas piensan en incluir ingredientes (sin químicos) que respetan tu dermis.

Por eso es tan importante saber mirar bien el INCI de cada producto y asegurarte que ese cosmético en concreto, respetará tu dermis desde el primer uso.

Los cosméticos con ingredientes naturales, sin parabenos, ni químicos ni irritantes de ningún tipo son los mejores. Y por supuesto, cuantos menos conservantes contenga, mucho mejor.

En el caso del agua micelar casera que te vamos a explicar, vamos a centrarnos en que sea un producto que se adapte a tu tipo de dermis, incluso aunque tengas la piel sensible.

Hay productos que están indicados a un tipo de piel en concreto, como normal, seca, grasa o mixta… pero el que te vamos a indicar en este artículo, se adaptará a tu tipo de dermis, independientemente del tipo que sea.

Nos centraremos en ingredientes que se adapten a ti y que así, no tengas que adaptarte tú a ellos. Podrás tener un producto casero que además de limpiar, hidrate y tonifique tu rostro. Eso sí, no te desmaquillará porque entonces se necesitarían otro tipo de ingredientes.

Hacer tu propio agua micelar te ayudará a eliminar esas sustancias tóxicas de la fórmula en caso de que hubieras escogido un producto comercial e mala calidad. Los productos naturales siempre son la mejor opción para cualquier persona.

Así que, hacer tu propio agua micelar te dará esa tranquilidad extra para usarlo cada día todas las veces que necesites. Pero antes de darte la receta casera para tu agua micelar con ingredientes naturales… ¡vamos a hablarte un poco más sobre este producto y todo lo que puede hacer por ti!

Qué es el agua micelar

Antes de hacer tu propio agua micelar, es fundamental que sepas qué es. ¡Nunca hagas un cosmético sin saber cuál es su utilidad sobre tu piel! La información es poder y por eso, tienes que saber más sobre este tipo de cosmético.

Desde el primer momento de uso ya notarás todas sus cualidades que no son picas. Limpia, hidrata y tonifica. Los que están preparado para ello, también desmaquillan eficazmente incluso el maquillaje más resistente y sin necesidad de frotar.

Es un producto que actúa rápidamente y que siempre que lo uses, notarás un gran frescor. Equilibra el pH de tu dermis y lo respeta al máximo.

Este producto tiene micelas que son moléculas con gran potencia que adhieren (como si fuesen un imán) la suciedad y las impurezas. Cuando aplicas el agua micelar al disco de algodón y das pequeños toques en tu dermis, la suciedad se queda atrapada.

Es importante saber que no tienes que arrastrar, ni frotar ni presionar porque en este caso podrías extender la suciedad y que tu rostro tuviera los poros obstruidos con sus terribles consecuencias (acné, manchas…).

Siempre tendrás que usarlo dando pequeños toquecitos en las zonas a limpiar. Así tendrás una piel cuidada, protegida y totalmente limpia.

Tipos de agua micelar

Existen diferentes tipos de agua micelar en el mercado, incluso puedes escoger diferentes ingredientes para hacer el tuyo propio. Normalmente se buscan productos de este tipo teniendo en cuenta los ingredientes para que actúen con diferentes tipos de piel.

Por ejemplo, existen aguas micelares que están pensadas para pieles normales, secas, grasas, mixtas, sensibles, reactivas, con acné… Y también los hay para todo tipo de pieles, porque la sustancia se adapta a ti y no al revés.

El producto casero que te vamos a explicar será de éste último tipo. Para que puedas usarlo sabiendo que respetará tu dermis, que te dará buenos resultados, independientemente del tipo de piel que tengas.

Podrás limpiar tu rostro con éxito sin tener que resecarla o irritarla, si no que la hidratarás y equilibrarás toda tu dermis. Es tan efectiva, que cuando utilices este producto casero, no será necesario que aclares tu rostro con agua fresca.

Los ingredientes que hemos escogido, una vez que los hayas aplicado a tu rostro, irán actuando aunque se hayan secado para dar a tu dermis el mejor cuidado. De esta manera, después podrás utilizar el resto de productos con total tranquilidad.

Al tener el rostro limpio y sin impurezas, el resto de cosméticos actuarán con más eficacia y conseguirás un rostro cuidado y envidiable. Es una opción maravillosa para tener un rostro totalmente limpio y con un aspecto saludable.

El agua purificada y otros ingredientes que se adaptan a ti, son necesarios para que funcione correctamente. Cuando lo uses pensarás que es solo agua, pero nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que refresca y la sensación es la misma, es mucho más como ya estarás dándote cuenta.

De hecho, si te fijas bien, si te pones un poco de agua micelar en los dedos y lo tocas con suavidad y en la otra mano te pones solo agua, te darás cuenta que la textura difiere bastante. El agua micelar tiene un tacto algo más denso que el agua potable.

Otro dato que no debes olvidar, es que este producto nunca debe contener alcohol ni ingredientes químicos porque entonces no dará buen resultado ya que entonces, podría irritar tu piel, así como resecarla e incluso que te salieran rojeces y escamaciones.

El trabajo del agua micelar es conseguir que tu dermis esté más suave, con más vitalidad y totalmente libre de impurezas. Se debe absorber muy rápidamente y siempre tienes que aplicarlo con un algodón… excepto en los casos en que se utiliza vaporizador (en este caso el algodón va después).

También conseguirás un rostro bien nutrido además de todo lo comentado anteriormente.

Cómo hacer tu agua micelar casera

Llegados a este punto, es normal que sientas mucha intriga por saber cómo hacer tu propio agua micelar casero. No vamos a hacer que esperes mucho más y te vamos a indicar todo lo que tienes que saber para conseguir crearlo hoy mismo y así disfrutar de sus ventajas.

Antes de nada, tenemos que decirte que lo mejor es que solo hagas cantidad para unos días y que lo guardes en la nevera para que te dure en buen estado por más tiempo.

Si ves que ha cambiado su textura u olor, entonces desecha el producto y vuelve a realizar otro.

Qué necesitas

Para elaborar esta receta casera necesitas:

  • 50 ml de agua purificada o destilada
  • 5 ml de glicerina vegetal
  • 3 ml de aceite de argan
  • 15 ml de aloe vera líquida
  • 5 ml de agua de rosas
  • 1 bol
  • 1 recipiente con difusor en spray
  • 1 cuchara de madera
  • Papel film

Cómo tienes que hacerlo

Realizarlo es muy sencillo, para ello sigue los siguientes pasos:

  • Pon todos los ingredientes en un bol y mézclalos bien con una cuchara de madera.
  • Vierte la sustancia en el recipiente con difusor en spray
  • Si te sobra sustancia, tapa el bol con papel film y mételo en la nevera.
  • Cuando uses el agua micelar casero también mételo en la nevera.

Lee más: Todos los usos que puedes darle al agua micelar

¿Cómo se aplica correctamente?

El agua micelar que te hemos explicado se adapta a tu tipo de piel y además tiene efectos antiedad, por lo que tu rostro también se verá rejuvenecido si lo utilizas todos los días. Para aplicar correctamente debes:

  • Coge un disco de algodón e imprégnalo con la sustancia pero sin llegar a empapar del todo.
  • Aplica el disco en tu rostro, cuello y escote. No frotes, presiones ni arrastres. Simplemente da pequeños toquecitos.
  • Luego desliza suavemente otro disco de algodón con agua micelar par asegurarte de que el rostro te ha quedado totalmente limpio.
  • Repite este proceso hasta que te quede el algodón sin impurezas, significará que tu rostro ya está totalmente limpio.
  • No hace falta que aclares tu rostro.

Una alternativa que te gustará

Si piensas que no tienes tiempo para realizar este tipo de producto por tu cuenta, entonces lo ideal es que escojas la mejor opción de agua micelar del mercado. La que realmente te dé buenos resultados y también, que respete tu dermis totalmente.

Nos estamos refiriendo al Agua micelar de Nezeni Cosmetics. Es un producto con ingredientes naturales, sin parabenos, ni químicos, ni irritantes de ningún tipo que te permitirá tener un rostro limpio, humectado, tonificado, desmaquillado, hidratado y muy bien nutrido.

Sus ingredientes están pensados para que el producto se adapte a ti y no al revés. No importa el tipo de piel que tengas, sus ingredientes te respetarán y conseguirán resultados efectivos desde el primer instante de uso.

Lo pueden usar tanto hombres como mujeres. Es un producto maravilloso que te encantará en cuanto lo uses.

Ahora que ya sabes cómo hacer una agua micelar casera y también conoces una alternativa estupenda, no tienes excusa… ¡mantén tu rostro siempre impecable!

También te puede interesar