Escrito por

Espina Bífida: Síntomas y causas | Prevenirla con Acido Fólico

La espina bífida es una malformación genética de la columna vertebral que afecta el sistema nervioso central y que puede ser un riesgo para el bebé durante la gestación. Veamos entonces a continuación todo sobre la Espina Bífida: Síntomas y causas | Prevenirla con Acido Fólico.

Qué es la espina bífida

La espina bífida es una malformación genética de la columna vertebral que afecta al sistema nervioso central y algunas vértebras no se desarrollan completamente y favorecen el escape de las meninges, la médula ósea o ambas por una grieta en la espalda (hendidura).

La espina bífida puede aparecer en cualquier parte de la columna, pero en la mayoría de los casos afecta el tracto lumbar-sacro.

Es una enfermedad típica del desarrollo embrionario temprano que puede ser causada por una deficiencia de ácido fólico durante el embarazo, anomalías metabólicas del folato, alcoholismo, obesidad y diabetes pre-gestacional. La espina bífida es una patología incurable y solo existen tratamientos quirúrgicos que pueden aliviar los síntomas, pero antes de saber qué tratamiento aplicar se deben conocer los distintos tipos de espina bífida que se pueden producir.

Tipos de espina bífida

Hay tres tipos de espina bífida: oculta, meningocele y mielomeningocele.

Espina bífida oculta

La espina bífida oculta es la forma más suave y más común. Con la oculta, una o más vértebras (huesos que forman la columna vertebral) no están formados adecuadamente. El nombre “oculto”, significa que la malformación, o abertura en la columna vertebral, está cubierta por una capa de piel. Esta forma de espina bífida no suele causar discapacidad o síntomas.

Meningocele

En este tipo de espina bífida, las meninges (cubiertas protectoras alrededor de la columna vertebral) salen de la abertura de la columna vertebral y pueden estar o no cubiertas por una capa de piel. Algunos pacientes con meningocele pueden tener pocos o ningún síntoma.

Mielomeningocele

Este es el tipo más grave. Esto ocurre cuando la médula espinal se muestra a través de la abertura en la columna vertebral dando como resultado una parálisis parcial o completa de las partes del cuerpo debajo de la abertura espinal. La parálisis puede ser tan grave que el paciente con este tipo de espina bífida no puede caminar y puede tener disfunción urinaria e intestinal.

Síntomas de la espina bífida

La espina bífida es una patología muy heterogénea y compleja que afecta a los recién nacidos y puede manifestarse a través de diferentes síntomas. En general, la espina bífida oculta es asintomática y se manifiesta solo a través de una ligera asimetría en las piernas y los pies del paciente.

Luego hay síntomas específicos para los meningoceles (deformidad de la columna vertebral , hernia del saco dural, disfunción sensorial, convulsiones) y mielomeningoceles (alteraciones de la vejiga, deformidad de los pies y rodillas , convulsiones, dificultad para caminar, escoliosis ).

Causas de la espina bífida

La enfermedad es típica de las primeras etapas del desarrollo fetal y afecta principalmente a las mujeres. Es una enfermedad que se manifiesta debido a un defecto genético y, por lo tanto, no es posible identificar la causa desencadenante, pero varios factores que pueden predisponer al feto a enfermarse también se identifican:

  • Falta de ácido fólico en el momento de la concepción;
  • Anomalías metabólicas de los folatos;
  • Anomalías cromosómicas relacionadas con ciertas enfermedades como el síndrome de Patau, el
  • Síndrome de Edwards y el síndrome de Down;
  • Diabetes de la mujer embarazada;
  • Alcoholismo de la madre;
  • Administración de ciertos medicamentos para el tratamiento de las convulsiones y la epilepsia;
  • Obesidad de la mujer embarazada

Factores de riesgo de la espina bífida

Complicaciones de la espina bífida

Según la gravedad de la malformación y su evolución, un niño con espina bífida puede verse afectado por las siguientes complicaciones:

  • Problemas neurológicos (meningitis e infecciones cerebrales, epilepsia).
  • Hidrocefalia.
  • Malformaciones.
  • Discapacidades motoras.
  • Trastornos del tracto urinario e intestinal.
  • Déficit intelectual
  • Trastornos visuales
  • Sobrepeso y obesidad
  • Llagas por presión
  • Alergia al látex

Cómo prevenir la Espina Bífida con Ácido Fólico

Tomar ácido fólico es muy importante durante el embarazo ya que ayuda a prevenir los casos de espina bífida. Los especialistas insisten constantemente en la suma importancia que tiene la administración, a cada embarazada, de una pastilla diaria de ácido fólico, pues la deficiencia de este elemento junto a los problemas genéticos son las dos causas por las que se produce este terrible trastorno.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que la nutrición también desempeña un papel fundamental, de modo que la dieta debe, de hecho, ser rica en alimentos que contengan ácido fólico , especialmente frutas , verduras , cereales integrales legumbres como cítricos, plátanos, fresas, frutos secos, levadura de cerveza, remolacha, col, espárragos y espinacas, e incluso la ingesta regular de un complemento alimenticio – al menos un mes antes de la concepción – es de gran ayuda para prevenir, en el 75% -90% de los casos, la aparición de espina bífida.

Esto nos lleva también darnos cuenta de lo beneficioso que resulta planificar el embarazo, esto es, preparar y reforzar el cuerpo antes de quedarse embarazada. Por ejemplo, la espina bífida que se puede originar ya en las primeras fases de gestación del futuro bebé, así que es evidente la trascendencia que puede tener tomar ácido fólico desde antes de emprender la aventura del embarazo. No hay que olvidar que, según las estadísticas, 1 de cada 4.000 recién nacidos padecen esta terrible anomalía.

Además de los mencionados, los alimentos que contienen ácido fólico de forma natural podemos encontrar la avena, la harina de trigo integral, distintas verduras y hortalizas, los brotes de soja, las espinacas, la escarola, la acelga, la col, las legumbres, la yema de huevo, el hígado de cerdo, el aguacate o los cacahuetes, entre muchos más.

Otros tratamientos para la espina bífida

El diagnóstico precoz de la espina bífida es esencial para intervenir con prontitud, limitando lo más posible el daño a corto y largo plazo. Gracias a la mejora de las estrategias de diagnóstico, es posible detectar malformaciones mucho antes del nacimiento del niño y luego intervenir quirúrgicamente para corregir la lesión.

Para prevenir el desarrollo de la enfermedad, es esencial tomar ácido fólico antes de la concepción y durante el embarazo tal y como hemos señalado.

Por otro lado, las curaciones y los medicamentos recomendados solo sirven para mitigar los síntomas, aunque existen algunas intervenciones quirúrgicas recomendadas en los casos más graves como son:

  • El tipo de espina bífida mielomeningocele y el meningocele requieren una operación quirúrgica para cerrar la abertura ubicada al nivel del raquis y es indispensable para preservar las funciones de la médula espinal y evitar posibles infecciones como la meningitis;
  • Otra intervención quirúrgica tiene como objetivo drenar el líquido acumulado en el cerebro del paciente en el abdomen;
  • Se planea otra operación durante el embarazo y permite la reparación de la médula espinal del niño;
  • Se planean otras intervenciones para mejorar las funciones intestinales y vesicales.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos