Escrito por

5 claves para proteger la piel de los niños en verano

A pesar de estar llegando al final del verano, con este tiempo loco que tenemos, no está de más conocer las 5 claves para proteger la piel de los niños en verano. Y es que el calor criminal de este histórico verano, lo mismo se prolonga hasta octubre, y tenemos que tomar medidas protectoras hasta casi Navidad. Lo dicho, el tiempo loco.

Ya sea en piscina, ya sea en playa, lo cierto es que la piel de los niños es mucho más suave y fina que la de un adulto. Es decir, está más expuesta a sufrir las agresiones de los rayos solares. Por tal motivo, debemos proteger sobremanera a los peques y no tan peques, mientras estén al sol. Lorenzo no perdona ni distingue por edades.

Higiene

Así las cosas, y aunque suene de cajón, el peque debe estar aseado. Eso de que los niños que no se bañan tienen más defensas, es una milonga más grande que la del marinero y el capitán. El baño diario de un niño le ayuda a proteger la piel, pues las defensas naturales aún no han madurado y la piel absorbe todo lo que no se le limpie, incluidos los efectos del sol.

Horario

Obviamente, evitar la exposición directa y continuada al sol, es algo que el peque debe tener muy en cuenta. Los especialistas recomiendan que entre las 11:00 y las 17:00 horas, cuando el sol es más fuerte, los niños eviten estar al sol. Tal cual. Y ojo, fuera de esta franja, y a pesar de darle protectores solares, también es recomendable que lleven ropa. Si es oscura, mejor que mejor.

Otro elemento imprescindible para los más peques de la casa es el gorro. Evitar a toda costa que el sol le dé directamente en la cabeza es fundamental. Funda-mental.

Constancia

¿Quién dice que en primavera verano no hay que dar protección solar a los niños? ¿Acaso no sale el sol en invierno? Pues sí. Si el peque es blanquito de piel, se recomienda darles protección antes de salir de casa. En verano, lógicamente, varias veces al día, media hora antes de salir a la calle o ir a la playa o la piscina. Los melanomas en España se han disparado por encima del 200% en las dos últimas décadas. Tenemos un clima envidiable pero muy peligroso.

Alternativas

Las barreras físicas siempre son más eficaces que las químicas. Es decir, preferimos ropa, gorro y gafas a una capa de dos dedos de crema protección 700. Es más, la piel debe estar hidratada y limpia. Debe respirar y si embadurnamos al peque en protector, hacemos un efecto invernadero que hará que el niño o la niña críe pollitos en su dermis.

Lunares, manchas y demás, suelen empezar a salir en los niños a partir de los cuatro años. Es el momento de comenzar una rutinaria visita al dermatólogo una vez al año. Aunque sólo sea por prevenir.

También te puede interesar:

Embarazo10.com

Newsletter