UP

-     Escrito por blanca

Remedios caseros para dormir a los bebes

En Embarazo10 ya vimos algunos consejos para el sueño del bebé y conseguir que duerma toda la noche, algo que en algunos casos es del todo imposible. Veámos ahora algunos remedios caseros para dormir a los bebes.

remedios-caseros-para-conseguir-dormir-bebes

La importancia del sueño del bebé

la-importancia-del-sueño-del-bebe

Los bebés, y sobretodo los recién nacidos pueden llegar a dormir hasta 18 horas sin problemas, aunque eso sí la “regla general” es que se vayan despertando cada tres o cuatro horas para poder reclamar su comida si todavía no les hemos dado su toma de leche.

La importancia del sueño del bebé es algo que tenemos que tener muy en cuenta y aunque no tenemos porque desesperar si no conseguimos que duerman todas las horas necesarias (una media de unas 12 o 14 horas, con siestas incluídas) tendremos que intentarlo, y para ello os daré algunos remediso caseros para dormir a los bebes sin problemas.

Antes de ver estos consejos, cabe añadir que si es tan importante el que los pequeños duerman sus horas, y sobretodo en sus dos primeros años de vida, es porque mientras lo hacen segregan lo que se conoce como la hormona del crecimiento.

Seguro que en alguna ocasión habrás escuchado eso de que “los bebes crecen mientras duermen”; algo que es del todo cierto y que de hecho les permitirá desarrollarse sin problemas. Además contra más duerman menos irritados estarán y se irán acostumbrando poco a poco, a tener un horario con el que nosotros también conseguiremos descansar.

Ayudate con el baño

ayudate-con-el-baño

Aunque no lo parezca, el baño es quizás uno de los mejores remedios caseros para dormir a los bebes.  El agua caliente y un buen baño es la mejor opción para poder relajar a nuestros bebés, y de hecho a veces algunos se duermen nada más acabar el baño y  mientras les estamos dando el pecho o la cena.

Los tiempos y la temperatura son importantes para conseguir relajar al bebé, lo ideal es que la temperatura del baño esté entre los 23-25 grados y la temperatura del agua similar a la corporal 35-37 grados. Luego podemos dejar entre los 5 y 10 minutos para que el bebé se relaje y antes de bañarle como de costumbre.

Para los que tengáis más dificultad a la hora de dormir a vuestro bebé, podéis añadir al agua de su baño, unas gotas de aceite de esencias de albahaca y otras tantas de aceite de bergamota y que relajan el sistema nervioso.

Aunque nada más bañarlos deberémos darles la cena, quizás se os duerman mientras lo hacéis tal y como os mencioné, algo que no debe preocuparos y si pasa es mejor que los acostéis ya que en cuanto tengan hambre se despertarán para reclamaros pecho o biberón.

Cena ideal para que el bebé se duerma

cena-ideal-para-que-el-bebe-se-duerma

La cena es también muy importante en el hecho de que nuestro bebé descanse durante toda la noche. Tanto a la hora de asegurarnos que no se ha quedado con hambre, como el hecho de darles demasiada cena.

Si el bebé se queda hambriento, es normal que se despierte en  mitad de la noche y que pida comida, o de hecho que tengamos que darle  un toma de leche o de pecho.

Si por otro lado le damos demasiada cantidad, puede que le provoquemos un dolor de barriga, que vomite e incluso los tan temidos cólicos.

Además antes de acostarle asegurate que ha expulsado los gases para evitar los mencionados cólicos, y sobretodo no olvides cambiar el pañal justo antes de acostarle para que no se manche demasiado durante la noche.

Cómo preparar la habitación para que duerma plácidamente:

Por otro lado el cuarto del bebé debe ser un espacio de calma y adecuado para su descanso, mucho más que para que juegue. La temperatura deberá estar siempre rodando los 20 o 21 grados .

Lo mejor es que le acostumbres a la oscuridad, pero no dejes todo el cuarto a oscuras, es mejor que si tiene otra habitación cercana a la suya enciendas allí una luz. También puedes optar por los enchufes con luz.

Además puedes optar por colocar un poco de música ambiental, explicarle un cuento y acostumbrarle a que duerma acompañado de un peluche o mantita para que se relaje con su tacto.

El ruido como relajante

el-ruido-como-relajante

Aunque es una opción algo extraña para conseguir dormir al bebé, lo cierto es que acostumbrarle al ruido (sin que este sea exagerado) permitirá no sólo que el pequeño se acostumbre a dormir aunque halla un murmullo y a que se pueda relajar con el ruido en cuestión.

Por ejemplo un poco de música, el sonido de una lavadora, de la televisión o de nuestra conversación, pueden ser “ruidos” con los que el bebé se puede llegar a dormir.

Piensa que el tiempo que ha pasado el bebé en el útero, son uos meses en los que se acostumbran al movimiento constante y al murmullo del líquido amniótico, el latido del corazón y la voz de su mamá, etc.., así que evitar sonidos una vez han nacido, y para dormirles, será caer en un error.

Flor de azahar y leche caliente

Flor-de-azahar-y-leche-caliente

La flor de azahar es un buen remedio para los bebés más inquietos. Podemos preparar con ella una infusión que siempre será efectiva.

Podemos optar por hacer una infusión de agua caliente (una taza) con flor de azahar (cucharada y media) y darle al bebé, cuando ya esté fría, y con un poco de azúcar y en biberón.

Por otro lado, la leche caliente con miel también es un buen remedio que les ayudará a dormir.

Otros remedios para conseguir dormir a los bebes

bebe dormido

Además de todos los consejos prácticos que ya te hemos dado para que tu bebé duerma mejor, también puedes seguir algunos estos otros remedios y consejos más generales que también pueden ayudar a tu bebé a dormir (y a ti y a tu pareja también).

No obligues al bebé a dormir

En primer lugar, como ya te hemos indicado al inicio de este artículo, tu bebé puede llegar a dormir 16 o 18 horas diarias, pero durante sus primeros meses de vida no es necesario ni recomendable que quieras imponer una rutina o un horario para dormir. El bebé es hasta cierto punto imprevisible y se despertará cada cierto tiempo, ya sea porque tenga hambre o cualquier otra razón, así que cualquier intento de seguir una rutina puede ser en vano, a no ser que tu bebé sea especialmente tranquilo y muy poco “llorón”. Ten en cuenta también que a algunos bebés les cuesta horrores dormir más de un par de horas seguidas, mientras que hay otros que ya desde muy chiquitines se quedan dormidos como troncos durante 6 o más horas.

Evita el contacto visual cuando lo acuestes

Cuando acuestes al bebé procura evitar el contacto visual con este. Quizás este remedio no te sea eficaz siendo un recién nacido, cuando todavía no distinguen las formas y colores, pero a medida que crece, el bebé identificará tu rostro sin problema.  De este modo si le acuestas y le estás mirando todo el rato mientras intentas que se duerma, sólo conseguirás que se estimule más y quiera estar despierto contigo.

Un truco que funciona a muchas madres, y parece mentira, es acostarse con el bebé en la cama y hacerse las dormidas. Puede que al principio el bebé se muestre inquieto o incluso llore, pero pasados unos minutos comenzará a hacer lo mismo que hace la madre y se quedará dormido.

bebe durmiendo

Introduce rutinas a la hora de irse a dormir

A partir de los primeros dos o tres meses de vida, sí puedes empezar a incluir algún tipo de rutinas para que tu bebé comience a asociar ciertos actos con el dormir. Por ejemplo, puedes darle un baño y leerle un cuento, y el niño poco a poco asociará esos momentos con su madre a los instantes previos a irse a dormir, y poco a poco se irá acostumbrando y será más fácil que coja el sueño. Puedes reforzar esta asociación de ideas y sensaciones del bebé haciendo esto siempre a la misma hora, acostándolo siempre y levantándolo a la misma hora, etc. Es, al fin y al cabo, una forma de empezar a ajustar su reloj vital. Otra estrategia muy útil es crear diferentes climas para las mismas acciones, dependiendo de la hora del día. Nos explicamos. Tendrás que dar a tu bebé de comer tanto por el día como por la noche, pero la forma de hacerlo y el ambiente que debes crear debería ser distinto en ambas ocasiones. Por el día, debes hablar a tu bebé, ha de ser una oportunidad para jugar, hacerle fiestas, y que el bebé se ría y disfrute contigo, para que rebose vitalidad. En cambio, por la noche, cuando se acerca del momento de irse a dormir, debe ser una cena mucho más tranquila, con una luz mucho más tenue, e incluso la puedes terminar cantándole suavemente, en definitiva debería ser una velada muy tranquila y sin sobresaltos.

como-conseguir-dormir-a-un-bebe-remedios-utiliza-mini-cuna

Dormir junto al niño

Otro remedio para conseguir dormir a tu bebé es que duerma contigo, pero si no quieres que esté en tu cama o deseas asegurarte un buen descanso, tanto para él como para ti y tu pareja, es mejor que utilices la cunas del tipo moisés o las mini-cunas, que tienen ruedas y pueden colocarse junto a nuestra cama. Además, podemos bajar la protección de modo que la cuna quedará como acoplada a nuestro colchón. Es un buen método ya que muchos niños se duermen mejor si antes han recibido una toma de leche materna o de sustitución. De este modo la madre puede darle el pecho al bebé, o un biberón, con mayor facilidad y conseguir así que se duerma antes.

Que la cuna no esté llena de cosas

Si deseas que tu bebé se duerma cuando lo metas en la cuna, no lo rodees de peluches, muñecos o mantas en exceso. Por un lado se va a distraer, y por otro es posible que el exceso de mantas provoque que tenga calor. Mide la temperatura del dormitorio del niño y asegúrate que es la adecuada para que pueda descansar.

Utiliza algún aroma

Hoy en día venden todo tipo de ambientadores que son muy suaves, con olor a lavanda por ejemplo, y que podemos colocar en el dormitorio del niño para que este se sienta más arropado y en un ambiente más propicio al descanso .No es necesario que coloques el ambientador sobre su cuna. Tan solo deja que actúe una hora antes de acostarlo y verás como duerme mucho antes.

como-conseguir-dormir-a-un-bebe-remedios

No dejes de tocarlo cuando lo lleves a la cuna

Muchas madres y padres duermen a su bebé en brazos, y aunque es quizás el método más eficaz, suele ocurrir que al dejar al pequeño en la cuna o en la cama, este se despierta de repente. Para que no se asuste cuando lo dejamos o para que piense que sigue en nuestros brazos, puedes probar a dejarlo con delicadeza y una vez lo tengas acostado, coloca tu mano sobre su barriga, o su cabezita. Que no deje de sentir, aunque esté dormido, su contacto con el nuestro. Espera unos segundos y levanta lentamente la mano, verás como habrás conseguido que se quedé dormido y completamente quieto.

Acostar al niño y dejarlo llorar

Por último, la mayoría de expertos aconsejan acostar al niño cuando aún está despierto, y dejarlo llorar, si lo hace, aunque tampoco de forma indefinida. Se supone que tendremos que entrar a intervalos, si el bebé no se calma, y arrullarlo un poco, pero sin cogerlo en brazos. Seguro que hay padres que no están de acuerdo con este método y se derriten al ver a su bebé llorar y apuestan por la estrategia contraria, acudir en su busca al primer llanto.

Remedio de los cuarenta segundos

remedio-para-dormir-bebe-en-40-segundos

Por último os queremos dar un remedio que parece magia pero que realmente funciona. Se trata de acariciar al bebé en el entrecejo. Funciona si lo haces con el dedo pero también funciona (y quizás mejor) si lo haces con una mantita y si no te lo crees te dejamos la prueba en este vídeo:

Artículos de interés:

Si te interesa lo que tenga que ver con los bebes y el sueño te dejamos estos artículos relacionados que seguro serán de tu interés:

Gracias por leernos. Si lo deseas puedes compartir este artículos en Facebook, Twitter o Google+. Además puedes dejarnos tus comentarios, tu opinión nos interesa.

Embarazo10.com

Newsletter