Escrito por Tendenzias

Evita el dolor de las hemorroides

Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan las mujeres embarazadas son las hemorroides. Estas venas inflamadas en la zona rectal que resultan muy dolorosas en el momento de ir al baño, pueden tener diferentes tamaños, desde algunos milímetros hasta más de tres centímetros. Uno de los peligros es que comiencen a sangrar, pues requiere tratamiento médico urgente y el tratamiento en este caso es más complicado.

1826508123_6ace47c0df.jpgDurante la época del embarazo las hemorroides son comunes porque el mayor volumen del abdomen presiona las venas de la mitad inferior del tronco, con lo que el volumen de sangre presente en las piernas no retorna al corazón tan fácilmente como antes del embarazo. Otra explicación para el aumento de tamaño de estas venas es el estreñimiento fisiológico que sufre la gestante. Nuestro cuerpo retiene el bolo alimenticio más tiempo en el intestino para poder tomar mayor cantidad de nutrientes de los alimentos. La fuerza ejercida por la mujer para poder expulsar las heces puede terminar provocando hemorroides.

Lo más normal es que este contratiempo se resuelva por sí solo, pero en caso de tener molestias severas, hemorragias, etc., pide cita con tu médico. Antes de tomar medicamentos, pregúntale a él, es quien te puede diagnosticar y prescribir remedios efectivos y seguros. Si no requiere intervención médica te proponemos una serie de soluciones sencillas.

Aplicación de frío local: una bolsa de hielo recubierta con una toalla puede aliviar el dolor varias veces al día. También las compresas empapadas en agua de hamamelis fría tienen un efecto anticongestivo.

Tomar baños de asiento de agua tibia permite que la zona se relaje y se contraiga.

Cuando vayas al baño, limpia la zona afectada con papel higiénico muy suave o toallitas especiales que puedes encontrar en farmacias. Procura no arrastrar el papel, sino limpiarte con ligeros toquecitos, esto minimiza la fricción y el dolor.

-Las cremas y ungüentos antihemorroidales pueden utilizarse con precaución durante el embarazo siempre que no lleven corticosteroides. Pregunta en tu farmacia por pomadas sin ellos, y en caso de duda, consulta con tu médico.

Si tienes la suerte de no haberlas padecido nunca, observa estas recomendaciones para evitar que aparezcan. También resultan útiles para personas que las sufren en bajo grado.

Procura no tener estreñimiento comiendo abundante fibra insoluble (verduras, frutas, cereales integrales), bebe mucho líquido (preferiblemente agua), no te aguantes las ganas de ir al baño, y practica ejercicio de forma regular.

Foto: Flickr

Embarazo10.com

Newsletter