Escrito por Tendenzias

Escarlatina en niños: síntomas, contagio y tratamiento

La escarlatina es una enfermedad que se da en los niños tras contagiarse estos con una bacteria, derivando en una serie de síntomas que pueden derivar en molestias. Afortunadamente es una enfermedad que tiene cura, de modo que a continuación os hablamos de Escarlatina en niños: síntomas, contagio y tratamiento.

Escarlatina en niños: síntomas, contagio y tratamiento

La escarlatina es una enfermedad, causada por una infección del grupo A de las bacterias o estreptococos (por lo general la faringitis estreptocócica).

Cómo afecta la escarlatina

La bacteria produce una toxina (veneno) que genera una erupción difusa de color escarlata que es de donde recibe su nombre la enfermedad.

No todas las bacterias estreptococos derivan en esta toxina y no todos los niños son sensibles a ella. Así, dos niños de la misma familia pueden tener infecciones por estreptococos, pero un niño (que sea sensible a la toxina) pueden desarrollar la erupción de la escarlatina, mientras que el otro no.

Por lo general, si un niño sufer de esta erupción y otros síntomas que aporta la faringitis estreptocócica , puede ser tratado con antibióticos.

Así que si tu hijo tiene estos síntomas que te mencionamos a continuación es importante que llames a un médico.

Escarlatina en niños: síntomas

La erupción es el signo más evidente de la escarlatina. Por lo general comienza con un ligero aspecto como si fuera una quemadura solar con pequeñas protuberancias y puede picar.

Cómo se desarrolla la erupción de la escarlatina

La erupción generalmente aparece por primera vez en el cuello y la cara, a menudo dejando una clara área no afectada alrededor de la boca.

Se propaga en el pecho y la espalda, y luego al resto del cuerpo. En pliegues del cuerpo, especialmente alrededor de las axilas y los codos, la erupción forma rayas de color rojo.

Por otro lado, las áreas de erupción generalmente se vuelven blancos cuando se aprieta sobre ellas. Para el sexto día, la erupción comienza, pero la piel afectada puede comenzar a pelarse.

Otros síntomas de la escarlatina

Además de la erupción, por lo general hay otros síntomas que ayudan a confirmar el diagnóstico de la fiebre escarlatina, incluyendo dolor de garganta y la fiebre por encima de 38 grados.

También tenemos entre los síntomas de la escarlatina el que aparezcan glándulas inflamadas en el cuello. Además, las amígdalas y la parte posterior de la garganta pueden estar cubiertos con una capa blanquecina, o aparecen de color rojo, hinchado y puntos blanco-amarillento o de pus.

Al principio de la infección, la lengua puede tener un recubrimiento de color blanquecino o amarillento.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Un niño con fiebre escarlatina también puede tener escalofríos, dolor de cuerpo, náuseas, vómitos y pérdida de apetito.

Cómo se desarrolla la enfermedad

Cuando la escarlatina sucede a causa de una infección en la garganta, la fiebre usualmente se detiene al cabo de 3 a 5 días, y el dolor de garganta pasa poco después.

La erupción por escarlatina suele desaparecer en el sexto día después de la aparición de los síntomas de dolor de garganta, pero la piel que estaba cubierta por la erupción comienza a pelarse. Este “peeling” puede durar 10 días.

La infección en sí generalmente se cura con un tratamiento de 10 días de antibióticos, pero puede tardar un par de semanas el que las amígdalas y ganglios inflamados vuelvan a la normalidad.

Escarlatina en niños: contagio

Vistos los síntomas tenemos que saber también de que modo se produce el contagio de la escarlatina. Ya hemos dicho que se produce por una bacteria que provoca el que algunos niños desarrollen la enfermedad.

El contagio de esta bacteria se produce cuando un niño que ya tiene la enfermedad, la transmite a través de secreciones nasales y de la garganta al respirar y estornudar.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Por otro lado, si el niño tiene una infección cutánea causada por un estreptococo, como el impétigo (que causa dolor de garganta), puede contagiar a los otros mediante contacto de la piel. 

Prevención

En la vida cotidiana, no hay manera perfecta para evitar las infecciones que causan la fiebre escarlata.

Cuando un niño está enfermo en casa, siempre es más seguro por ejemplo evitar el contaco, o hacer pequeñas acciones como guardar el cepillo de dientes de ese niño, vasos, cubiertos y platos separados de los de otros miembros de la familia.

Además, otro modo de prevenir la enfermedad será lavar todos esos artículos del niño, a fondo y con agua caliente y jabón.

Las personas o persona que estén a cargo del cuidado del niño, deberán lavarse las manos a menudo para evitar la infección por estreptococos.

Escarlatina en niños: tratamiento

medical exam

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Si tu hijo tiene una erupción y el médico sospecha de fiebre escarlatina, se le tomará un cultivo de garganta (un hisopo indoloro de secreciones de la garganta) para ver si las bacterias crecen en el laboratorio.

Si se confirma una infección por estreptococos, el médico recetará un antibiótico para el niño que deberá tomar durante al menos diez días.

Cuidado del niño con escarlatina

Un niño con una severa faringitis estreptocócica puede encontrar que comer es doloroso, por lo que es aconsejable que tome alimentos blandos o una dieta líquida que le ayudará a mejorar.

También podemos incluir sopas nutritivas calientes o bebidas gaseosas frías, helados de agua, o granizados.

Además nos tendremos que asegurar de que nuestro hijo beba mucho líquido. Y si el médico lo aconseja le podemos dar ibuprofeno para el dolor de garganta.

Si les pica la erupción, nos tendremos que asegurar de que las uñas del niño se recortan cortas para que la piel no se dañe a través del rascado. Prueba algún medicamento contra la picazón que le alivie y no provoque que desee rascarse.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Cuando llamar al médico

Tendremos que llamar al médico cuando nuestro hijo presente una erupción repentina, sobre todo si se acompaña de fiebre, dolor de garganta, o inflamación de las glándulas.

Esto es especialmente importante ya que tu hijo presntará alguno de los síntomas de la faringitis estreptocócica, y también deberemos atender a que en nuestra familia o en la escuela de nuestro hijo se haya producido una infección por estreptococo.

Artículo de interés:

EL NIÑO TIENE FIEBRE

Embarazo10.com

Newsletter