Escrito por Tendenzias

¿Es seguro el Benadryl para bebés y niños?

Hoy os hablamos de un medicamento del que muchos habréis escuchado hablar pero del que no se sabe demasiado: el Benadryl. A continuación vemos sus principales características y respondemos una de las preguntas que muchos padres se hacen. ¿Es seguro el Benadryl para bebés y niños?

¿Qué es el Benadryl?

El Benadryl es un medicamento cuyo compuesto principal es la difenhidramina. Se trata de un compuesto que tiene un efecto antihistamínico. Sus propiedades le permiten combatir algunos de los síntomas propiciados por los resfriados comunes o por las alergias, como pueden ser los estornudos, la tos o la rinorrea. Su propiedades también le permiten ser efectivo ante los mareos y náuseas que pueden producir este tipo de síntomas.

Del mismo modo, el Benadryl también se suele usar para combatir los problemas de piel. En este sentido, puede ser efectivo para aliviar de forma momentánea las erupciones producidas por reacciones alérgicas o el dolor y la picazón provocado por las picaduras de insectos.

Como cualquier medicamento, el Benadryl debe usarse de forma adecuada, nunca superando las dosis recomendadas, tanto en adultos como en niños. Sin embargo, son estos últimos, los niños, los que corren más riesgos a la hora de tomar este fármaco. Sobre todo los más pequeños.

Por ello, en el siguiente punto hablamos sobre la conveniencia o no de usar Benadryl en bebés y niños pequeños, y sus posibles efectos secundarios.

¿Se puede usar el Benadryl en bebés?

Muchos padres, sobre todo los primerizos, entran en pánico cuando ven a su bebé enfermo, por ejemplo con síntomas de alergia. En algunos de estos casos la desesperación puede llevar a cometer errores como darle al bebé Benadryl, ya que de esa manera creemos que le aliviará los síntomas de la alergia o el resfriado. Sin embargo, esto es un error que no debemos cometer.

En primer lugar, nunca debemos ejercer de médicos de nosotros mismos o de nuestros hijos. Aunque lo hagamos con la mejor intención, a no ser que seamos profesionales de la salud carecemos de los conocimientos necesarios. Para eso existen profesionales que se dedican a ello. Y menos cuando se trata de administrar medicamentos de los que no se sabe a ciencia cierta los efectos que puede tener. Uno de estos medicamentos es el Benadryl. ¿Se puede dar el Benadryl a bebés? La respuestas más breve y rotunda es NO.

El Benadryl no se debe dar a niños menos de dos años. Existe, eso sí, una variedad denominada Benadryl bebé que está indicada para niños más pequeños. En cualquier caso, nunca se le debe dar Benadryl a un bebé menor de 6 meses. Si vemos que el niño tiene síntomas de alergia, lo más recomendable es llevarle rápidamente al pediatra: él nos dirá lo que debemos hacer.

Por otro lado, también hay algunas madres que utilizan el Bendryl para dormir a los bebés, ya que tiene un efecto sedante y uno de sus principales efectos secundarios es la somnolencia. Así, muchos padres utilizan este medicamento para asegurarse de que su bebé duerme, o por ejemplo en situaciones de viajes largos en los que quieren que el niño esté tranquilo.

Sin embargo, esto NUNCA se debe hacer. Usar Benadryl con este propósito en niños pequeños y bebés puede tener efectos secundarios que van desde la tos y dificultad para respirar, ritmo cardíaco irregular, erupciones en la piel, etc. Además, otro de los efectos secundarios que puede provocar el Benadryl es precisamente lo contrario a lo que persigue. A algunos niños el Benadryl les reacciona en sentido contrario y los vuelve hiperactivos, por lo que, además de ser peligroso, puede que ni siquiera tenga el efecto deseado.

Por supuesto, en caso de que el pediatra nos haya recomendado el uso de Benadryl, siempre nos debemos ceñir a las dosis estipuladas, y nunca rebasarlas. No queremos parecer alarmistas, pero una sobredosis de Benadryl podría provocar problemas de salud muy graves al bebé. Por ello, se recomienda utilizar un dosificador por gotas, para evitar pasarnos de la dosis recomendada.

La sobredosis se podría dar tanto por una toma demasiado alta, como por la toma continua de dosis normales. La exposición continua y prolongada a la difenhidramina, podría provocar graves alteraciones en el sistema nervioso central. Los síntomas de una sobreexposición prolongada a este medicamento pueden provocar dilatación de pupilar, boca seca, alucinaciones, crisis convulsivas, etc.

De la misma manera, también hay que citar que el uso de Benadryl está totalmente desaconsejado durante el embarazo y la lactancia, ya que podría llegar al bebé a través del torrente sanguíneo. Por lo tanto es muy importante informar a nuestro médico si estamos embarazadas antes de que realizar un tratamiento con este antihistamínico.

Cabe destacar que otro punto que hay que señalar acerca de este medicamento, y que debe echar para atrás a muchos padres a la hora de usarlo, es que no existen pruebas de laboratorio realizadas en seres humanos. Sí que se ha demostrado que la difenhidramina no resulta cancerígena en animales. Pero como decimos, esto solo se ha realizado en animales y no se cuenta con ninguna prueba realizada en mujeres embarazadas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Sabemos que todas las madres y padres quieren lo mejor para su bebé, y que siempre hacen las cosas con la mejor intención. Sin embargo, este afán por cuidar del bebé puede hacer que nos precipitemos y tomemos decisiones erróneas. Siempre es más recomendable consultar a un profesional que actuar por nuestro propio instinto de protección. Sobre todo cuando hablamos de darle medicamentos a niños tan pequeños.

Esto ha sido todo, esperamos que hayas tenido en cuenta todas estas consideraciones antes de darle Benadryl a tu bebé.

Enlaces de interés

Embarazo10.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos