Escrito por Tendenzias

Custodia compartida: qué es y requisitos

Cuando se produce una separación matrimonial o de pareja y además se tienen hijos de por medio, se debe llegar a una solución en torno a la custodia de estos. Cuando ambas partes llegan a un acuerdo, se pueden acoger a la que se conoce como custodia compartida para la que además se deben cumplir una serie de requisitos, de modo que os hablamos a continuación en este post dedicado a la custodia compartida: qué es y requisitos.

Qué es la custodia compartida

En cualquier tipo de separación de mutuo acuerdo es importante (al margen de los motivos) que las dos partes lleguen a una solución que sea satisfactoria para los hijos en el caso de que los tengas y quizás la mejor opción de todas, o con la que los niños pueden sufrir menos, sea la de la custodia compartida que aunque ideal no siempre se cumple o no se dan los requisitos necesarios para que se pueda proceder con ella.

En qué consiste la custodia compartida

La custodia compartida es la situación legal en la que cada padre recibe aproximadamente la misma cantidad de tiempo  con el niño y además los padres deben acordar juntos como se establecer la crianza del hijo o de los hijos, de la misma manera que si los tuvieran juntos.

Es decir, que consiste habitualmente en el que el niño pase la mitad del año con el padre y la otra mitada con la madre. El establecimiento de como se divide este tiempo suele ser “negociado” por los padres y además queda establecido por el juez una vez se llega a un acuerdo.

Diferencia con la custodia conjunta

Quizás os suene junto al término de custodia compartida la de custodia conjunta, pero no son lo mismo o no debemos confundirnos con ella. A diferencia de la compartida, la conjunta es una custodia en la que cada parte es independiente en las responsabilidades, tareas y crianza del hijo o de los hijos en lugar de los dos padres juntos como pareja.

Los padres que no están casados entre sí y viven separados a menudo tienen la custodia conjunta. La custodia compartida completa involucra a los padres que comparten las responsabilidades en la toma de decisiones para el niño, que es la custodia legal conjunta, y el control físico del niño, que es la custodia física conjunta.

Custodia compartida: requisitos

Cuando los dos padres deciden cómo deben ocuparse de la custodia de los menores, en el caso de que exista un acuerdo o diálogo entre ambas partes (dado que pueden darse casos como los de malos tratos en los que la custodia suele pasar a una de las partes o a los servicios sociales), se solicita por parte de los dos padres a la vez y de manera que quede claro que se desee una custodia compartida, y debe constar como tal delante del juez.

Pero eso sí para poder solicitar dicha custodia compartida y que sea aceptada en el juzgado, se deben cumplir una serie de requisitos por ambas partes que están reflejadas además en la normativa del tribunal supremo.

Dichos requisitos serían:

Tener en cuenta la práctica anterior de los padres en relación al menor y cuáles son sus aptitudes personales (es decir, como era hasta la solicitud de custodia compartida la relación con el menor).

Se ha de tener en cuenta además el deseo del menor, siempre y cuando este sea mayor de 12 años.

El número de hijos también es un requisito ha valorar en relación a como cumplen los progenitores sus obligaciones como tal y como es el respeto mutuo que se produce en las relaciones personales de padres e hijos.

Además, se pueden solicitar requisitos extraordinarios (informes o declaraciones)que permitan al juez establecer si la custodia compartida es adecuada para la convivencia sana y correcta del menor con respecto a cada uno de los progenitores

Además los padres deben cumplir estos requisitos específicos:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Que se cumpla la circunstancia de que ambos padres están capacitados para ejercer la guarda y custodia de los menores
  • Los dos progenitores deben contar además con apoyo familiar
  • Se cumpla y exista una vía de diálogo y negociación constante entre los dos padres.

Consejos para la custodia compartida

Una vez hemos establecido que deseamos compartir la custodia de los hijos, los acuerdos a los que se lleguen para que esta se lleve a cabo deben ser también algo que se decide de mutuo acuerdo de modo que debemos llegar a un consenso para que las dos partes estén conformes con lo que se acuerda.

De este modo, podemos buscar o negociar acuerdos que tendrán que ver con los horarios de los niños, así como lo que se debe hacer con respecto a temas esenciales en su vida como por ejemplo los estudios o sus relaciones sociales y que deben estar consensuadas por el padre y la madre para que se lleven a cabo en todo momento.

Algunos de los consejos que podemos daros para una custodia compartida que sea sana y sobre todo beneficie a todas las partes podrían ser la siguiente en relación a como alternar el tiempo que se pasa con los menores:

Semanas alternas

Los niños viven en la casa de la madre por ejemplo una semana, luego pasan a la del padre en la siguiente semana y así todo el año, haciendo la transición los viernes, pero se puede elegir cualquier día de la semana que funcione mejor para las dos partes.

Como cualquier otra opción que se de con la custodia compartida en general, se requiere que los hijos tengan habitaciones completamente funcionales en cada una de las casas de los progenitores y un espacio de vida en cada uno de sus hogares, con sus armarios, juguetes y aparatos electrónicos favoritos en cada lugar en  la medida de lo posible.

Una visita a mitad de semana

Muchas parejas separadas comparten la custodia de los hijos con una semana alterna (o dos) pero además establecen una visita semanal por parte del progenitor que en esa semana no esté con los niños.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

De ese modo, la semana que los niños la pasen con la madre, por ejemplo, el padre pasa por la casa de una tarde o una noche para conocer si ha pasado algo o si se debe tomar alguna decisión. Esto también suele hacerse por teléfono con las dos partes acordando que una vez por semana habrá comunicación con respecto a los hijos.

Con una rotación 2-2-3-3

Con este horario de custodia, los niños viven con el Padre A durante dos días, y luego con el Padre B durante dos días, a continuación, pasar un fin de semana largo de tres días con el padre A.

La próxima semana, los niños pasan dos días con el Padre B, dos días más con el Padre A, antes de pasar un fin de semana largo de tres días con el padre B. Esto permite que los padres tengan fines de semana alternos con los niños.

Estas son solo algunas ideas o consejos que podemos ofreceros o que más practican los padres con una custodia compartida de los hijos, pero siempre se debe tener en cuenta qué puede beneficiar más a los menores, y de qué modo podemos reducir su nivel de estrés o de ansiedad frente a una situación de divorcio o separación.

Artículo de interés:

TRAMITES NACIMIENTO

Embarazo10.com

Newsletter