Escrito por Tendenzias

¿Cuándo recurrir a la reproducción asistida?

Si llevas intentándolo desde hace tiempo y no logras quedarte embarazada, puede que haya llegado el momento de consultar a un especialista en reproducción asistida.

Te contamos cuáles son los pasos a seguir y cuáles son las diferentes opciones que existen para ayudarte a lograr tu embarazo.

¿Por qué no me quedo embarazada?

Ante la búsqueda de un embarazo y la imposibilidad de lograrlo por medios naturales, la frustración y la tristeza pueden hacer su aparición de una forma abrumadora.

Es importante conocer que hay otros métodos para lograr ese embarazo tan deseado y que también hay profesionales que pueden realizar estudios personalizados para conocer cuáles son las causas que pueden estar dificultando la concepción, con el fin de ofrecer la mejor solución a cada caso particular.

Las causas que pueden estar interfiriendo en lograr un embarazo pueden ser muy variadas:

  • Antecedentes ginecológicos o andrológicos que pueden consistir en cirugías genitales o abdominales, si ha habido infecciones pélvicas, endometriosis, alteraciones en los espermatozoides, etc.
  • Alteraciones hormonales que pueden afectar a la ovulación
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Menopausia precoz
  • Baja calidad del esperma
  • Hábitos de vida no saludables: consumo excesivo de alcohol o tabaco, consumo de drogas, obesidad…
  • La edad. A medida que una mujer se hace mayor, sus óvulos vanperdiendo calidad y se producen en menor cantidad, dificultando así la consecución de un embarazo espontáneo.
  • Infertilidad de causa desconocida

¿Cuándo optar por la reproducción asistida?

La reproducción asistida es una técnica realizada por profesionales que permite lograr la concepción mediante la unión del óvulo con el espermatozoide y su implantación en el útero.

A este tipo de tratamientos pueden recurrir desde parejas heterosexuales que están encontrando dificultades para conseguir un embarazo natural, mujeres sin pareja que deciden afrontar la maternidad en solitario o parejas de mujeres que desean ser madres.

También se puede recurrir a la reproducción asistida para preservar los óvulos para el futuro, ya sea porque se desea posponer la maternidad hasta un momento mejor, o porque se va a iniciar un tratamiento oncológico y se decide posponer la maternidad con garantías razonables.

¿Cuáles son las principales técnicas de reproducción asistida?

Inseminación artificial

Consiste en colocar en el útero de la mujer una muestra seleccionada, pre­parada y optimizada de semen. De esta manera se busca aumentar el potencial de los espermatozoides e incremen­tar las posibilidades de fecundación. Al inicio del proceso se realiza una estimulación ovárica en la mujer y se lleva a cabo un seguimiento de la ovulación, así se puede calcular el día más fértil del ciclo, que será el apropiado para llevar a cabo la inseminación.

Fecundación in vitro

La técnica en la que se une el óvulo con el espermatozoide para poder después implantar el embrión en el útero es lo que se conoce como fecundación in vi­tro. Los pasos para seguir este proceso son algo más largos, pero efectivos, pues la tasa de éxito es variable, llega a superar el 50% por ciclo.

Primero se lleva a cabo la estimulación ovárica que dura entre 10 y 20 días. Tras inducir su maduración, se realiza la extracción de ovocitos bajo seda­ción. Tras seleccionar los ovocitos más maduros, y después de obtener una muestra de semen de pareja o donan­te, se lleva a cabo la fecundación en el laboratorio, para después transferir el embrión obtenido al útero de la pacien­te. Una vez transferido el embrión o embriones, habrá que esperar de 12 a 14 días para realizar el test de embarazo.

Ovodonación

Este método no solo supone un gesto solidario, también es una gran opor­tunidad para aquellas mujeres que tienen problemas para concebir de forma natural. La ovodonación o donación de óvulos se lleva a cabo en clínicas especializadas en las que se extraen los óvulos de una mujer donante con el objetivo de fecundarlos en el laborato­rio con semen de pareja o de donante, para poder transferir posteriormente el embrión o embriones al útero de la mujer receptora. Las tasas gestaciona­les conseguidas mediante ovodonación superan las habituales obtenidas con otras técnicas.

Embarazo10.com

Newsletter