-    Escrito por canguro

Cambios en el útero durante el primer trimestre

Cuando una mujer se queda embarazada empieza a experimentar una serie de cambios en su cuerpo que pueden llegar a ser estresantes si no se ha tenido ningún hijo. Para luchar contra esta sensación de no saber qué pasa, lo mejor es estar informada de las diferentes etapas por las que nuestro cuerpo atravesará durante los nueve meses de la gestación. Vamos a exponer brevemente cuáles son los cambios que el útero materno sufrirá durante el primer trimestre.

398863254_fae0419383.jpgEl flujo de sangre hacia los tejidos del aparato reproductor de la mujer se ve aumentado con el embarazo. Los estrógenos estimulan el crecimiento del útero, del sistema canalicular de las mamas, de los pezones y del recubrimiento vaginal para prepararlo para la gestación.

En el momento de la concepción el útero tiene el tamaño del puño de un adulto. Durante el primer trimestre el útero va aumentando de tamaño progresivamente, de manera que cambia su forma característica de pera por otra más globosa. La pared uterina se hace más gruesa a medida que crece su tejido muscular. El cérvix (cuello de la matriz) se hace ligeramente más blando y más ancho como resultado del aumento del flujo sanguíneo y de los efectos de los estrógenos.

El epitelio del revestimiento del cuello uterino experimenta cambios muy importantes: aparecen nuevas áreas de epitelio escamoso, especialmente en el primer embarazo; también se produce un aumento de la vascularización, que es la responsable de que el cuello uterino se muestre edematoso (hinchado por el líquido que acumula). Ello explicaría el tono violáceo que adopta en la gestación. A las trece semanas el útero empieza a asomar por el borde de la pelvis. Es palpable en un reconocimiento médico justo por encima de la sínfisis pubiana. Muchas mujeres empiezan a notar “tripita” antes de la semana doce, pero suele ser debido al aumento de gases que genera el estreñimiento fisiológico que produce el embarazo.

Imagen: Flickr