Escrito por Tendenzias

Alimentos y nutrientes indispensables durante el embarazo

Si siempre hay que cuidar la alimentación, durante el embarazo todavía más. Por ello, queremos hablaros de los alimentos y nutrientes que son indispensables durante el embarazo, por vuestra salud y la de vuestro bebé/s.

Vivir un embarazo es el comienzo de una aventura que va a durar toda la vida. Una puede leer y leer sobre lo que implica la maternidad, sobre los efectos del embarazo en el cuerpo o en las emociones, pero hasta que no es una misma quien lo vive no se sabe realmente cómo es estar embarazada dentro de su propia piel.

Hay mujeres que han disfrutado muchísimo de su embarazo, sin complicaciones y sin muchos reveses; otras mujeres hablan sobre cómo las náuseas las han podido acompañar hasta los últimos meses o cómo se han relacionado de una manera diferente con respecto a la comida.

3 recomendaciones previas

Partiendo de que cada embarazo es único, queremos compartir con vosotras algunas nociones básicas y generales sobre la alimentación en el embarazo.

  • Primera recomendación: Comer por dos durante el embarazo no es comer el doble.
  • Segunda recomendación: Si vas a mezclar el seguimiento del embarazo con la sanidad pública y la privada es importante que tengas en cuenta la posibilidad de que cada profesional puede recomendarte un tipo de dieta alimenticia diferente, por lo que puedes acabar agobiada y hecha un lío.
  • Tercera recomendación: No te dejes llevar por la tentación de pensar que ya que vas a engordar por el embarazo, vas a despreocuparte de lo que comes y a ingerir todo lo que se te pase por la cabeza. ¡Sé fuerte y cuídate!

Alimentos imprescindibles en la dieta

Según la Guía de Alimentación y Salud desarrollada por la UNED, estos son los alimentos que hay que consumir durante el embarazo para el mantenimiento de la salud óptima de la madre y el desarrollo del bebé.

  • Proteínas: El consumo de proteínas es fundamental para el desarrollo de tejidos maternos como fetales, por ejemplo la formación de la placenta. Por ello, se recomienda un aumento de 25 gramos diarios en consumo de proteínas.
  • Hidratos de carbono: Son frecuentes los casos de hipoglucemia durante el embarazo, por lo que es importante consumir una buena dosis de hidratos de carbono diario y se recomienda el consumo de pan, pasta, arroz, legumbres, harinas, patata. Los alimentos citados encajarían dentro de los azúcares de absorción lenta, mejor que los azúcares simples que son los dulces, refrescos, etc.
  • Lípidos: el consumo de alimentos ricos en grasa sana como pescado azul, el aceite de oliva o los frutos secos debe mantenerse también durante el embarazo, sin necesidad de aumentar la ingesta.
  • Minerales: Vamos a destacar cuatro minerales importantes:
    • El calcio es uno de los minerales más importantes en el desarrollo fetal, por ello es importante consumir productos como lácteos, sardinas, levadura de cerveza, semilla de sésamo, almendras, etc.
    • Fósforo lo podéis obtener de alimentos como leche, carne, pescado, cereales, legumbres y frutos secos.
    • Hierro: Carne de ternera, sardinas, huevos, fruta seca, almendras, levadura de cerveza, cacao, pan integral, verduras de hoja verde y algas, entre otros.
    • Zinc: ostras, crustáceos, moluscos, carnes rojas, hígado y leguminosas.
  • Vitaminas: son imprescindibles la vitamina C, B, ácido fólico, A, D y E. Se puede obtener en alimentos como frutas, verdura fresca de hoja verde, aceites, pan integral, lácteos.

Por qué es tan importante el Ácido fólico

Si acabas de quedarte embarazada o si tienes amigas que esperan su primer bebé, seguro que no has dejado de escuchar por todas partes el ácido fólico.

La importancia del ácido fólicio para las embarazadas reside en que previene la aparición de defectos de nacimiento del tubo neural, es decir, defectos relacionados con el cerebro – ejemplo, anecefalia – o con la médula espinal – ejemplo, espina bífida -.

Hay profesionales que recomiendan el consumo de ácido fólico desde meses antes de iniciar la búsqueda del embarazo, ya que son durante los primeros meses donde se puede producir esta carencia y generarse los defectos del tubo neural mencionados anteriormente.

Por tanto, es fundamental llevar una dieta alimenticia equilibrada desde siempre, pues no todos los embarazos se planean. Los alimentos que lo contienen son las verduras de hojas verdes, cítricos, legumbres, cereales integrales y lácteos.

Eso sí, ni la carencia ni el exceso, puesto que un nivel exagerado de ácido fólico tampoco beneficia ni a la mamá ni al bebé. Por ello, siempre os seguiremos recomendando que acudáis a vuestros profesionales sanitarios para tomar las medidas necesarias en cada momento.

 

Embarazo10.com

Newsletter